Entradas

,

Luna Llena en Sagitario

Por Lu Gaitán

¡Hola, mis amores! ¿Cómo va eso? Bueno, ¿qué decirles? Estamos con Luna Llena en Sagitario y es Eclipse. Antes de meterme con los detalles astrológicos de esta Luna Llena, voy a hablarles de los Eclipses para la astrología. Un poco, nada más, cómo para meternos en tema.

Los Eclipses en astrología se arman cuando la fase de Luna Nueva o de Luna Llena ocurre cerca de los Nodos lunares. Cuánto más cerca de los nodos, más potente ese Eclipse. ¿Qué son los nodos? Larga historia hecha corta: son dos puntos en la órbita de la Luna, no son cuerpos físicos, son puntos matemáticos. Hay un punto que se llama norte y otro sur, también conocidos como cabeza de dragón y cola de dragón respectivamente. ¿Qué data traen los nodos? Acá la cosa se pone esotérica heavy metal. Está la versión que dice que el Nodo norte, la cabeza del dragón, nos habla de la misión que debemos llevar adelante en esta vida para evolucionar, mientras que el Nodo sur, la cola del dragón, es el legado de vidas pasadas que debemos dejar atrás. Me cuesta un poco pensar en la misión o el propósito de vida, siento que es muy determinista y esencialista. Entonces, yo diría que el Nodo norte nos marca una dirección hacia donde tenemos que ir con la memoria del Nodo sur aprendida, no descartada ni rechazada, sino incorporada. Entonces, este Eclipse del 26/5 es un Eclipse de Nodo sur. Es un Eclipse en Sagitario. ¿Qué es lo que tenemos que dejar atrás entonces y qué es lo que tenemos que desarrollar? Nuestros dogmatismos y rigidices. En todo sentido. Pero tampoco se trata de ser un barrilete, eh, o volvernos mega posmodernas, donde todo vale y todo depende. Esto último sería una exageración del Nodo norte en Géminis. Hay un detalle interesante y es que esta Luna Llena ocurre en cuadratura a Júpiter en Piscis. Entonces, esta Luna Llena es reveladora porque deja en evidencia si nos agarramos a nuestros ideales (políticos, espirituales) desde la rigidez ideológica, desde el dogmatismo o si es algo más sentido, más profundo. Una suerte de verdad más interna y más sentida. Del alma.

Esta Luna Llena deja en evidencia todo lo que no es verdadero ni sentido, en un nivel profundo. Más emocional, más interno. Lo que no es una coraza o una identidad que armamos, copiando a otres porque creemos que dicen la posta. Creo que todes tenemos personas que funcionan como referentes y, a veces, en nuestro afán por cambiar, compramos discursos pero esos discursos no están realmente internalizados. Esta Luna Llena, creo, se trata de eso, de ser verdaderas. Estoy pensando en la diosa Durga de la mitología hindú. Ella deja en evidencia todo lo que es falso y lo destruye. Es la diosa de la verdad, en un sentido místico. Entonces, cuando vengan los miedos por el Eclipse, porque todes entramos en paranoia, solo queda confiar en que, como dice el curso de milagros, “nada real puede ser amenazado”.

¿Qué pasaba en tu vida hace seis meses? Diciembre de 2020. También fue un Eclipse. Puede ser interesante el ejercicio, igual que con toda Luna Llena que cierra un ciclo. Fijate dónde te cae la Luna Llena en tu carta. Ahí estás cerrando un ciclo, una forma de ser. Por suerte, las amigas de @aprendeastrologia hicieron una guía para vos, donde te ayudan a ver dónde te cae.

A nivel individual puede ser que estés con insomnio (no vale si siempre tenés problemas para dormir) o que estén pasando muchas cosas. Los momentos donde hay Eclipses potencian bastante la habitual intensidad que tenemos durante la Luna Llena. Entonces, puede ser que estés con muchas revelaciones o dándote cuenta de muchas cosas. Que algunas cuestiones que venían muy lentas, por fin se destraben. Que se destraben no quiere decir que vayan a ser para nuestro gusto y piacere. Creo que es necesaria la aclaración. Por otro lado, me parece interesante hacer una aclaración y es que, si bien los Eclipses son aceleradores de procesos, a fines de este mes, Mercurio empieza a retrogradar en Géminis. Yo sé que todes odian las retrogradaciones de Mercurio, pero, en este caso, creo que lo vamos a agradecer, porque este año viene muy acelerado (¿soy yo sola la que siente que todo va muy rápido?). Así que la retrogradación de Mercurio creo que nos va a dar la oportunidad de procesar todo lo que veamos y todo lo que decidamos por estos días. Suele pasar que con las Lunas Llenas (y con los Eclipses mucho más) tomamos decisiones que a veces son un tanto radicales. Y no es que está mal eso, pero a veces cortamos los procesos antes de tiempo. Y como los cortamos antes de tiempo, después estamos meses y a veces incluso años procesando la decisión que tomamos. Entonces, Mercurio retro va a ser la oportunidad para ver bien si queremos hacer eso que con la Luna Llena y el Eclipse se hizo evidente.

Los Eclipses están muy vinculados a los grandes movimientos colectivos que vivimos en el mundo. Entonces, también puede ser interesante hacer el ejercicio de observar qué pasaba a nivel global y qué pasa ahora. Te tiro una para que veas: el Eclipse de diciembre del año pasado se vio en la Patagonia. Hay una vieja tradición astrológica que sostiene que ahí donde se vean los Eclipses serán espacios muy movidos en el próximo tiempo. Bueno, en estos meses hubo una gran cantidad de incendios en la Patagonia y hace dos meses empezaron a caminar las mujeres indígenas del sur de Argentina para manifestarse en contra del terricidio, un concepto que engloba las prácticas abusivas y extractivistas de este modelo productivo y los feminicidios que sufrimos las mujeres y femineidades. Metete en el perfil del Movimiento de mujeres indígenas por el buen vivir en Ig. Es fundamental que esas voces sean escuchadas.

Bueno, lindor, me voy, espero que tengan una hermosa Luna Llena. Tenete paciencia que todo este mundo está cambiando muchísimo y nosotros en él. Entonces, a veces nos desconocemos y las recetas que servían antes, ya no. Fijate, pensá, sentí qué es lo importante para vos ahora. Creo que es fundamental que dejemos de pensar solo en clave individual, que revisemos cuál es el legado que queremos dejar en este mundo y si nuestros sueños y utopías solo incluyen nuestro metro cuadrado.

Un abrazo grande grande, les quiero infinitamente.

,

Eclipse y Luna Nueva en Sagitario

Por Lu Gaitán

Hola, beibis de mi vida, ¿cómo les va? Hoy quiero hablarles sobre el eclipse del 14 de diciembre del 2020. Es un eclipse de sol, o sea, de luna nueva. Luna nueva es cuando sol y luna están en el mismo signo, en este caso, en el signo de Sagitario y, a su vez, esta fase de la luna se produce cerca de los nodos. Si querés profundizar en esto de los nodos, podés escuchar el capítulo que dejé hace un par de semanas sobre los eclipses.

¿Qué es lo que trae este eclipse en el grado 23 de Sagitario? Sagitario está regido por Júpiter y hay algunxs astrologxs tarotistas, como mi querida amiga Karen Diaz, que asocian el arcano 10, la rueda de la fortuna, con la energía de Júpiter. Así que paso a contarles cuál es la data que viene con este arcano. La rueda de la fortuna representa el movimiento fortuito de la vida. Ahora caemos en la cuenta de que somos cíclicos, que tenemos muchas posibilidades de hacer cambios trascendentales y esta es una de esas oportunidades. Sobre todo, si queremos salir de un esquema donde siempre obtenemos los mismos resultados. Esto que estoy diciendo se parece bastante a esa película que a les astrologues nos encanta citar que se llama El día de la marmota o El hechizo del tiempo, donde Bill Murray se despierta una y otra vez el mismo día y empieza a hacer distintas cosas para salir de esa sensación de estar corriendo en una rueda de hámster, donde hay movimiento pero es un movimiento que no lleva a ningún lugar nuevo. Perdón, pero un poco voy a spoilear. La forma en que Bill Murray sale de ese esquema de repeticiones constantes es cuando cambia su perspectiva. O sea, cuando cambia su forma de ver el mundo. Porque, lo que una vez funcionó, ahora ya no sirve más y esto es lo que abre la posibilidad de hacer esos famosos saltos cuánticos.

Esto es algo que viene con el eclipse del 14 de diciembre y con el resto de los eclipses que sucederán durante el 2021. Pero tranqui, porque no todo tiene que suceder el día del eclipse. De hecho, el eclipse abre un periodo de seis meses, lo mismo que sucede con cada luna nueva, y a sus resultados los veremos con la luna llena de fines de mayo. A diferencia de otras lunas nuevas, donde no hay eclipse, es probable que esta vez, sobre todo si venimos prestándole atención al timing que marcan las fases lunares, sintamos que los procesos sean bastante más acelerados. Por eso, podríamos decir que los eclipses son aceleradores kármicos. Y acá, me parece interesante que salgamos de una idea del karma como si fuera un dios patriarcal que nos castiga por lo que hicimos o dejamos de hacer, sino que lo veamos de un modo menos moralista, donde se ve el resultado de nuestras acciones, más parecido a una ley física que a una ley creada por los seres humanos.

Siguiendo con la información que viene con el arcano 10, la rueda de la fortuna, en vínculo con el eclipse, sumado al próximo ingreso de Saturno y Júpiter en Acuario (de esto también hablé hace un par de semanas y podés buscarlo entre los capítulos de Bruji Pop), podemos sentir que todo se sacude a nuestro alrededor y que quedamos arrastrados por la ola y nos quedamos semi en pelotas, como cuando nos metemos al mar en la costa atlántica. Entonces, uno de los grandes desafíos de este eclipse es dejarnos atravesar por los cambios que van a estar sucediendo a nuestro alrededor, pero, en la medida de lo posible, permaneciendo centradxs. Este eclipse va a verse en Argentina y Chile y, según lo que hemos observado lxs astrologxs a lo largo de los años, es necesario prestar atención a lo que sucede en los países donde se ve el eclipse. No sé realmente qué va a pasar pero sí puedo decir que se va a seguir moviendo el tablero donde estamos jugando. Y ojalá sea la legalización del aborto. 

Con este eclipse, se hace evidente que necesitamos cambiar nuestras creencias, nuestra forma de vivir la espiritualidad, la religión y nuestras ideologías. ¿Eso significa que tenemos que abandonarlas por completo? No sé, es difícil dar recetas universales que apliquen a todas las personas que están escuchando este pódcast, pero sí podemos decir que necesitamos corrernos de nuestros lugares más dogmáticos y justamente lo que tenemos que desarmar es esa pretensión de tener la verdad universal que aplique a todos los seres humanos y a todas las situaciones del mundo. Esa cosa “baja línea” que todes tenemos en mayor o menor medida. Júpiter y Sagitario nos hablan de las cosmovisiones, o sea, nuestras visiones sobre el mundo, que por supuesto necesitamos para tomar decisiones de manera más o menos automatizada en nuestra vida cotidiana. En el extremo opuesto, Géminis y Mercurio, se ubican la pregunta y la duda permanente. 

Voy a poner un ejemplo para que se vea. Si yo soy vegana, tengo una posición ideológica que va en contra de la explotación animal en cualquiera de sus formas: la industria alimenticia, los testeos en laboratorios, la ropa hecha de animales o los entretenimientos como zoológicos o circos. Entonces, esta ideología me facilita la toma de decisiones cuando voy a comprar comida. Todo lo que sea de origen vegetal, bienvenido. Todo lo que sea de origen animal será rechazado. El problema con este tipo de posiciones es cuando las universalizamos y las llevamos al extremo. Entonces, olvido que los pueblos originarios de América Latina tienen otro vínculo con los animales y olvido también que las vacas serán fundamentales a la hora de recomponer el suelo que fue destruido por el monocultivo y los agroquímicos.

Acá es donde aparece la energía geminiana, opuesta a Sagitario, que trae la posibilidad de disociar y aplicar el famoso “depende”, que nos lleva a hacer contacto con la singularidad y especificidad de cada caso. A esto me refiero con corrernos de dogmatismos sagitarianos/jupiterianos. ¿Es fácil? Claro que no. ¿Cómodo? Tampoco. Pero sí creo que es necesario abrir nuestras mentes a otras perspectivas, menos rígidas. Si cambian nuestras ideas, también cambiarán nuestras acciones y, de ese modo, también cambiará la materia. Hasta acá llegamos por hoy. Les mando un abrazo grande. 

,

El fuego que trae la renovación

Por Lu Gaitán

Hola beibis, ¿cómo les va? Hoy quiero contarles sobre la energía de Sagitario. Esta energía, igual que todas las demás, puede manifestarse de modo denso o sutil y esto va a depender de cada persona, del contexto y de la época. Esto que voy a contarles aplica a Sol, Luna, Ascendente, planetas en Sagitario y Júpiter, regente de Sagitario, en casas 1, 4, 7, 10, 12 y aspecto duro al Sol, la Luna o el regente del Ascendente. Perdón por las especificaciones técnicas, pero hay una gran diversidad dentro del público que está escuchando: gente que sabe de astrología y gente que recién empieza a meterse en este mundo y, como ya saben, mi intención es ser lo más inclusiva que pueda. 

Sagitario viene después de Escorpio y esto que parece una obviedad o una información sin importancia tiene todo el sentido del mundo cuando nos metemos de lleno en la astrología. El zodiaco puede ser entendido como un recorrido donde todas las energías se vinculan entre sí, no de modo azaroso ni caprichoso, sino siguiendo una lógica que conecta lo que se acaba de ir con lo que está sucediendo ahora y lo que vendrá después. A su vez, cada signo tiene su opuesto y complementario. Como si esto fuera poco, también hay conexión entre los distintos signos que responden al mismo elemento. 

Sagitario es un signo de fuego, igual que Aries y que Leo. Hay una característica en común entre todos los signos de fuego a nivel de la personalidad: necesitan de la novedad, disfrutan los desafíos, son pasionales, tienden a enojarse fácilmente, tienen escasa tolerancia a la frustración, son optimistas y son intuitivos. Cuando se la ponen, se levantan y siguen adelante. Esto como característica común de los signos de fuego. 

Pero ¿cuál es el sello específico de Sagitario? Como les decía antes, viene después de Escorpio, un signo de agua, vinculado a las emociones profundas y complejas, el signo de la introspección, del encuentro con lo que está en el inconsciente y reprimido, con lo tabú. Después de haber tocado esas profundidades, después de haber visto nuestros dolores y aspectos de nuestra personalidad que estaban en las sombras, viene el momento de salir a la superficie y seguir adelante. Eso es lo que trae Sagitario en el recorrido del zodiaco. Sagitario viene con la comprensión de aquello que experimentamos en Escorpio, de ahí que Sagitario sea el momento de la síntesis, donde alcanzamos una comprensión o un entendimiento mayor de eso que experimentamos. 

Algunas versiones dirán que con Sagitario entendemos que cada dolor vino a enseñarnos algo. Yo no estoy de acuerdo con esta visión por varias razones. La primera es que les estamos asignando un significado a eventos o experiencias y eso tal vez sea una suerte de forzamiento simbólico. Siguiendo esta lógica, la muerte de alguien que amo vino a enseñarme el valor de la vida. Esta lectura no me cierra: como si yo fuera el ombligo del mundo y todos los dolores fueran para que yo aprendiera algo. Mm, no me cuaja. Ahora es distinto si yo aprendo el valor de la vida por contraste con la muerte de alguien que amo. La diferencia es sutil pero significativa. Con base en una experiencia dolorosa, yo puedo ver el vaso medio lleno, pero siempre a partir de una interpretación que yo hago de un fenómeno, no estoy universalizando la experiencia ni forzando a que lxs demás extraigan las mismas conclusiones que yo. Este es uno de los riesgos de la personalidad sagitariana que no solo tiene altísimo sentido del humor y un optimismo a prueba de balas; también es la personalidad que se escuda detrás de la soberbia intelectual, espiritual y emocional, que cree saberlo todo, haber comprendido todos los misterios del universo y estar más allá de toda revisión interna profunda que implique la posibilidad de pedir perdón o estar más allá de las contradicciones y complejidades propias de lo humano.

Y acá se presentan otras versiones de la personalidad sagitariana: una es la versión optimista y festiva de Sagitario, de “todo va a estar bien siempre” y “la vida merece ser celebrada porque no hay nada tan dramático que nos pueda quitar la sonrisa”, pero también es la versión negadora de Sagitario, no por falsedad, porque el fuego está lejos de las mentiras y lo que no sea genuino, sino porque tiende a rechazar todo lo que implique algún grado de contradicción y forma no binaria de ver el mundo. 

Sagitario es el fuego que trae la renovación, la vida nueva después de haber atravesado las crisis, muertes y finales del momento escorpiano del zodiaco. De ahí que la personalidad sagitariana tenga su mirada puesta hacia el futuro, hacia lo que viene y lo nuevo y no lo que ya pasó. Todo lo que sea complejidad emocional, algo parecido al enrosque o confusión, será rechazado por la personalidad típica de Sagitario. El foco va a estar puesto en la simpleza y la libertad para decir y hacer lo que se quiera, porque la autonomía y la conexión con el deseo son cuestiones fundamentales en la vida de Sagitario. 

Hay algo interesante en el simbolismo de Sagitario y es que este signo está representado por los centauros, esos seres que son mitad caballo y mitad ser humano. Sagitario tiene un lado salvaje, instintivo e intuitivo, pero también tiene un costado mental potente. No solo es la potencia del deseo y la voluntad que sale de las caderas. Ya lo dijo Shakira, las caderas no mienten. Entonces, cada cosa que se siente, se desea y se hace va a tener una justificación ideológica, espiritual o religiosa. Todo lo que se hace tiene que tener un grado de coherencia interna importante, de ahí que una de las manifestaciones en el plano de la personalidad de Sagitario sea el estereotipo de la maestra ciruela, que te dice lo que tenés que hacer y te marca lo que corresponde y lo que no. El opuesto de Sagitario es Géminis y este signo es el que trae las preguntas y la necesidad de no cerrarnos en ninguna forma ni en ningún extremo ideológico, espiritual o filosófico. El eje Géminis-Sagitario es el de las búsquedas, las preguntas y las certezas. Si Géminis es el polo de la pregunta y la indagación permanente, Sagitario es el que trae las respuestas cerradas. Géminis sin Sagitario abre ventanas y se queda en la duda permanente; Sagitario sin Géminis está tan lleno de certezas que cree saberlo todo y se vuelve dogmático. Géminis y Sagitario juntos son los que nos llevan a buscar y abrir nuevos horizontes, pero encontrando cierta coherencia, dirección y síntesis en lo que buscamos. Si soy muy geminiana, me pueden interesar un montón de cosas, tal vez incluso algunas que parezcan no tener conexión, pero la energía sagitariana es la que me lleva a encontrar una síntesis entre ambas. Voy a ser autorreferencial: puedo ser esotérica y puedo tener una mirada desde las ciencias sociales. Puedo vivirlo como una disociación o una separación o puedo buscar los lugares de encuentro entre los dos mundos. A esto me refiero cuando hablo del eje Géminis-Sagitario. Géminis y Sagitario también son dos signos vinculados a los viajes: el saber y los viajes nos abren la mente. Después de Sagitario, viene Capricornio, un signo de tierra. Acá vamos a plasmar en cosas concretas todo eso que nos entusiasma y nos apasiona, pero para hablar de Capri, vamos a tener que esperar un poco. 

Hasta acá llegamos por hoy. Gracias por estar y por compartir este pódcast en tus redes sociales y con la gente que amás. Besos.