Entradas

,

Luna llena en Escorpio

Por Lu Gaitán

Hola, mis amores, ¿cómo les va? Hoy les quiero contar sobre la Luna Llena en Escorpio. Siempre que hablamos de Escorpio, temblamos. Bueno, no sé si es para tanto. ¿O sí? Esta Luna Llena en Escorpio se considera una súper luna porque está muy cerca de la Tierra. En general, lo que pasa en estos casos es que las emociones se sienten más fuertes. Como toda Luna Llena, podemos estar con insomnio, pero también puede ser que estemos enojadas, frustradas, hartas, con ganas de mandar todo a la mierda. Pero ¿cuáles son las temáticas de esta Luna Llena? Bueno, de todo esto te cuento en este capítulo. 

Como siempre digo, las Lunas Llenas cierran procesos que empezaron seis meses atrás. Así que puede ser interesante que te preguntes, observes y revises cuales son las conexiones que hay entre tu vida entonces y tu vida ahora. ¿No ves? Fijate de vuelta. Pensá en el mes de noviembre de 2020. Hacé memoria. 

Esta Luna Llena es para todes, pero especialmente para quienes tienen algo de Tauro, Leo, Escorpio y Acuario en su carta natal. Yo diría que entre el grado cero y el grado 14/15 de esos signos. Ahí donde te haya caído la Luna Llena en tu carta natal, ahí es donde vas a estar terminando un ciclo. Por suerte las amigas de aprendeastrologia prepararon una guía para que calcules dónde te cae la Luna Llena. Fijate en el feed de su perfil de Instagram. 

Para pensar en esta Luna Llena, quiero hablarte de la diosa Kali de la mitología hindú. Kali es una diosa que suele estar representada con un collar de calaveras y con la cabeza de un demonio en sus manos. Para nuestra perspectiva cristiana, esto es un montón. Sobre todo, si comparamos la figura de Kali con la de la Virgen María, representada con cara lánguida y siendo encarnación de la dulzura, la suavidad y el amor incondicional. Es cierto, hay otras figuras que tienen un componente guerrero importante como Juana de Arco que es santa, o la Virgen Desatanudos que, aunque se la ve dulce, está pisando una serpiente. Para el cristianismo, la serpiente es encarnación del mal, mientras que, para otras culturas, significa otra cosa, completamente diferente. De hecho, para los hindúes, la serpiente es la kundalini. Cuando la serpiente despierta, comenzó nuestro proceso de conexión con la divinidad. Para la astrología, la serpiente es un animal asociado a Escorpio. Si querés meterte en esto de la serpiente y los animales asociados a Escorpio, hay un capítulo de Bruji Pop que habla de esto.

Pero esperá, porque me voy por las ramas, vinculando todo con todo, pues Géminis. Entonces, volviendo a Kali, ella es una diosa madre. La imagen de Kali suele generarnos mucho rechazo, por el collar de calaveras, porque sostiene la cabeza de un demonio y porque de suavecita no tiene nada. De ahí que Kali sea tan temida pero también ampliamente venerada entre los hindúes. Hay una particularidad sobre Kali y es que, si bien es una diosa guerrera, no hay sadismo, ni crueldad, ni maldad. Es una diosa que, cuando se enoja, muestra los dientes y se defiende. Kali se pone picante cuando atacan a les niñes y a todo aquel que sea vulnerable. Kali actúa impulsada por el enojo o, como decimos en el barrio, cuando la sarparon. Cuando siente que hay algo o alguien que no respetó los límites, que tuvo un comportamiento abusivo o invasivo. Hay un detalle interesante sobre esta Luna Llena en Escorpio y es que el dispositor de la Luna es Marte y Marte acaba de entrar en el signo de Cáncer. Así que observá las emociones de estos días, fijate si te sentís sarpada en algún ámbito de tu vida, o si estás enojada porque creés que aquellos que son vulnerables no están siendo respetados. Observá esto y observalo con atención porque puede ser que esto aplique a cuestiones de tu vida individual pero también a gran escala. ¿Por qué hago referencia a cuestiones colectivas? Bueno, porque el colectivo está mega sacudido, pero además, porque hay aspectos a Urano en Tauro y a Saturno en Acuario. Y porque el regente moderno de la Luna Llena en Escorpio es Plutón y este está en Capricornio desde el 2008. Algunos dicen que es la caída del patriarcado. Yo no creo que sea tan así, aunque me encantaría, pero sí creo que este tránsito es sincrónico con una gran crisis del capitalismo industrial, las estructuras piramidales y el cuestionamiento profundo al extractivismo y la destrucción ambiental. Así que, por estos días, vamos a tener nueva evidencia de este sistema. Como dice Lisa Simpson, todo el maldito sistema está mal. La Luna Llena deja en evidencia todo. Le pone un reflector, una luz a nuestras problemáticas. Y, antes de que te escudes, no es culpa de la luna, solo que por estos días lo vemos. Las responsabilidades son humanas y, sobre todo, la responsabilidad es de quienes detentan el poder. El 1 % de la humanidad.

Por estos días, tenemos la disputa por las clases y la presencialidad, las vacunas, la mega minería y la posibilidad de volver a fase 1. Estamos todes en una y todes argumentando más o menos lo mismo, que queremos defender a quienes son vulnerables. La subjetividad y reactividad de estos días, amiga. Puf. Qué picante. Estamos todes encarnando a Kali, enojades porque sentimos que nos están sarpando. En España, tenemos el avance de la derecha extrema, con Vox a la cabeza, pero como representación de un movimiento social. Tremendo este mundo en el que estamos.  

Por otro lado, la Luna Llena en Escorpio sucede en oposición a Urano, Mercurio y Venus. Pero también en cuadratura a Saturno. Si tuviera que traducir en criollo qué significa esto a nivel individual, yo creo que con esta Luna Llena estamos viendo la tensión entre una parte nuestra que necesita seguridad en materia vincular y otra que necesita novedad. También creo que uno de los temas centrales de esta Luna Llena es el control y nuestro deseo de que las cosas sean exactamente como queremos. Que la vida esté customizada a nuestro gusto, como si fuera una lista de reproducción de Spotify. Pues no, mi ciela. No va por ahí. Controlar no podemos controlar nada. Lo que podemos hacer es elegir si le vamos a dar curso a lo que sentimos. O sea, si vamos a terminar una relación porque estamos desencontrades, si vamos a renunciar a un trabajo porque nos pagan poco, si vamos a mandar a cagar a nuestro jefe porque nos escribe a las 11 de la noche y se aprovecha del home office, emigrar a un entorno rural si estamos queriendo dejar la ciudad, volver a escribirle a alguien con quien estuvimos en el pasado solo porque soñamos con esa persona y muchos otros ejemplos. No vamos a poder evitar sentir lo que sea que estemos sintiendo, lo que sí podemos hacer es elegir si le vamos a dar curso o no y de qué modo. Para muchas personas, esta Luna Llena va a dejar en evidencia que algo se terminó. Mi consejo es que no actúes en caliente, pero bueno, es mi perspectiva, vos sabés mejor que nadie. Si te lo venís procesando hace tiempo, entonces tal vez ya no haya mucho que decir o que hacer. Si es algo de estos días, me parece necesario esperar un poco más. 

La diosa Kali sale a cortar cabezas cuando se siente sarpada. O sea, corta de cuajo cualquier situación. Un detalle interesante sobre la diosa Kali es que se calma cuando baila hasta quedar exhausta. Así que antes de tomar una decisión en plena efervescencia, movete. Cuerpo, cuerpo, cuerpo. Después ves qué onda. Y, bueno, probablemente, las sesiones de terapia de esta semana sean súper interesantes y haya mucha data para procesar. Porque las Lunas Llenas dejan en evidencia muchas cuestiones y una Luna Llena en Escorpio, nos deja al desnudo. Si no estás haciendo terapia, te lo súper recomiendo. No importa cuándo escuches esto.

Bueno, mi vida, mi amor, hasta acá llegamos por hoy. Te mando un abrazo gigante.  

,

Una vida para si misma

Por Lu Gaitán

En India, el aborto es legal y el misoprostol es baratísimo. India está lejos de ser el paraíso feminista, pero el aborto es legal desde 1971 hasta la semana 20. ¿Cuáles son las razones por las que las mujeres abortan en India? Más allá de los motivos personales, en India no podés saber el sexo biológico antes del nacimiento porque muchas mujeres interrumpen sus embarazos al enterarse de que van a tener una hembra. Incluso, hay múltiples relatos e historias de bebas recién nacidas asesinadas o abandonadas al nacer. ¿Por qué? Porque son un gasto: cuando una mujer se casa, su familia tiene que pagarle a la familia del marido una dote (dinero o bienes). Imaginate esto en una familia de bajos recursos con una o más de una hija. Las mujeres también abortan porque sus maridos no quieren usar preservativo y están sometidas al abuso y la violencia doméstica. 

India es un país machista y patriarcal, aunque su mitología y su religión oficial, el hinduismo, están construidas sobre la base de la energía sagrada femenina, también llamada energía shakti. Más allá de si considero pertinente seguir usando estas categorías de femenino/masculino (spoiler alert: quedaron viejas), la experiencia de visitar y quedarme en India por unos meses en el 2019/2020 y en el 2011 me resultó igual de fascinante que compleja. Desde hace un tiempo a esta parte, vengo prestándole atención a las diosas, vírgenes y entidades de cada religión y cultura, porque entiendo que son arquetipos que manejan nuestro accionar, nuestro modo de pensar y de sentir desde las profundidades del inconsciente colectivo y personal, por supuesto. En ese sentido, Kali es una diosa hindú, una de las manifestaciones de la energía shakti, que a su vez se manifiesta en otras diosas mujeres del híperpoblado panteón hindú (Lakshmi y Durga son las versiones más suaves y benévolas de shakti). 

Kali es la diosa mujer que se enoja, que tiene la capacidad para destruirlo todo y solamente se calma cuando baila hasta quedar agotada o cuando se encuentra con su partenaire Shiva, el dios de la destrucción. Kali y Shiva son la versión hindú de la energía plutoniana/escorpiana, energía a la cual le tenemos aversión. Bueno, a algunas formas, porque otras están naturalizadas: los asesinatos, las guerras y los abusos de poder en todas sus manifestaciones forman parte de nuestra vida cotidiana. 

Kali es la diosa que trae la destrucción, o sea la muerte. Shiva es su versión masculina. Ambos son venerados y adorados en India, igual que lxs otrxs dioses aptos para el estómago y la psiquis de los occidentales, que solamente queremos que todo fluya, como Ganesha, el dios elefante de la buena fortuna. Kali y Shiva son lxs dioses que traen la muerte o la destrucción de todo lo que no sea verdadero y son también la fuente de todo lo que existe. Vida y muerte vienen con estos dioses. Entonces, me pregunto: ¿no es esta una forma simbólica de darle sentido al rechazo que una mujer puede tener ante un embarazo no deseado? ¿Y qué tal si toda la visión que la cultura hindú tiene sobre la muerte habilita la posibilidad de que un aborto sea algo más en el menú de experiencias que atravesamos lxs seres humanxs y no una experiencia traumática?

Hablamos mucho sobre el trauma post aborto: es una práctica que se realiza en secreto en Argentina y en unos cuantos países. La clandestinidad pone carga más que la que saca. Nuestra cultura cristiana considera que la sexualidad es solo para la reproducción y, sobre todo, la sexualidad de las mujeres y personas menstruantes, porque la sexualidad del varón cis se mide con otra vara. Recordemos que María queda embarazada del Espiritu Santo, que se manifiesta a través de una paloma, que al parecer le pide algo parecido a su visto bueno para gestar y parir al hijo de Dios. No sé qué tanto consentimiento podés dar a una figura de autoridad como el Dios omnipotente y patriarcal del judeocristianismo. Entonces, el aborto nos enfrenta a la sexualidad, ya no solo como la fuerza capaz de dar vida en sentido literal, sino que puede ser fuente de placer y disfrute. 

Tal vez uno de los problemas que tenemos como sociedad con el aborto no sea solo que una mujer o persona menstruante quieran vivir su sexualidad libremente, sino que además tenemos un tabú fuerte con la muerte y los finales. El hinduismo, la religión/filosofía mayoritaria en India, tiene esta idea de la reencarnación: si morís, volvés a este plano de otra manera. Esto, que puede ser utilizado como el opio que adormece a los pueblos para que nunca se revelen ante un sistema profundamente desigual y opresivo (está la promesa tácita de que, si ahora sos pobre, en la próxima serás ricx o si sos pobre ahora, bancátela porque estás pagando algo que hiciste en una vida pasada), también tiene una llave simbólica que nos permite pensar nuestras experiencias desde otra perspectiva. ¿Y qué tal si el aborto fuese un momento más en la vida de una mujer o persona menstruante? Después de todo, los ciclos atraviesan nuestro cuerpo desde la primera menstruación. Todo el tiempo estamos atravesando inicios y finales.

La ciencia puede decir que la vida empieza en este momento o en el otro y eso ayuda a los efectos de establecer una legislación, pero ¿qué pasa internamente? Ahí entran los símbolos, el de Kali por ejemplo, que tiene algo parecido a Lilith. Las dos son furiosas y muy sexuales. Astrológicamente, podríamos encontrar que el mito y las cualidades de Kali pueden estar presentes en Lunas en aspecto a Marte y/o Plutón o alguno de estos dos en la casa 4. También Lunas en Aries y Escorpio. El aborto puede ser el nacimiento de otra creación: una vida para sí misma. Algo muere y renace en otra forma. 

India también es el país del tantra, el que considera que para las mujeres y personas con utéro hay un acceso a la divinidad más fácil y accesible. ¿Será que esta cualidad de lo sagrado nos termina dejando en casa porque de ese modo nuestra conexión divina está protegida? Es probable que esto así sea también. Mientras tanto, en el norte de India, miles de personas se sacan selfies en los templos donde hay esculturas ancestrales de orgías. Todes cogiendo con todes. Un país y una cultura hipercontradictorias, pero ¿quién no tiene las suyas?