Entradas

,

Luna llena en Escorpio

Por Lu Gaitán

Hola, mis amores, ¿cómo les va? Hoy les quiero contar sobre la Luna Llena en Escorpio. Siempre que hablamos de Escorpio, temblamos. Bueno, no sé si es para tanto. ¿O sí? Esta Luna Llena en Escorpio se considera una súper luna porque está muy cerca de la Tierra. En general, lo que pasa en estos casos es que las emociones se sienten más fuertes. Como toda Luna Llena, podemos estar con insomnio, pero también puede ser que estemos enojadas, frustradas, hartas, con ganas de mandar todo a la mierda. Pero ¿cuáles son las temáticas de esta Luna Llena? Bueno, de todo esto te cuento en este capítulo. 

Como siempre digo, las Lunas Llenas cierran procesos que empezaron seis meses atrás. Así que puede ser interesante que te preguntes, observes y revises cuales son las conexiones que hay entre tu vida entonces y tu vida ahora. ¿No ves? Fijate de vuelta. Pensá en el mes de noviembre de 2020. Hacé memoria. 

Esta Luna Llena es para todes, pero especialmente para quienes tienen algo de Tauro, Leo, Escorpio y Acuario en su carta natal. Yo diría que entre el grado cero y el grado 14/15 de esos signos. Ahí donde te haya caído la Luna Llena en tu carta natal, ahí es donde vas a estar terminando un ciclo. Por suerte las amigas de aprendeastrologia prepararon una guía para que calcules dónde te cae la Luna Llena. Fijate en el feed de su perfil de Instagram. 

Para pensar en esta Luna Llena, quiero hablarte de la diosa Kali de la mitología hindú. Kali es una diosa que suele estar representada con un collar de calaveras y con la cabeza de un demonio en sus manos. Para nuestra perspectiva cristiana, esto es un montón. Sobre todo, si comparamos la figura de Kali con la de la Virgen María, representada con cara lánguida y siendo encarnación de la dulzura, la suavidad y el amor incondicional. Es cierto, hay otras figuras que tienen un componente guerrero importante como Juana de Arco que es santa, o la Virgen Desatanudos que, aunque se la ve dulce, está pisando una serpiente. Para el cristianismo, la serpiente es encarnación del mal, mientras que, para otras culturas, significa otra cosa, completamente diferente. De hecho, para los hindúes, la serpiente es la kundalini. Cuando la serpiente despierta, comenzó nuestro proceso de conexión con la divinidad. Para la astrología, la serpiente es un animal asociado a Escorpio. Si querés meterte en esto de la serpiente y los animales asociados a Escorpio, hay un capítulo de Bruji Pop que habla de esto.

Pero esperá, porque me voy por las ramas, vinculando todo con todo, pues Géminis. Entonces, volviendo a Kali, ella es una diosa madre. La imagen de Kali suele generarnos mucho rechazo, por el collar de calaveras, porque sostiene la cabeza de un demonio y porque de suavecita no tiene nada. De ahí que Kali sea tan temida pero también ampliamente venerada entre los hindúes. Hay una particularidad sobre Kali y es que, si bien es una diosa guerrera, no hay sadismo, ni crueldad, ni maldad. Es una diosa que, cuando se enoja, muestra los dientes y se defiende. Kali se pone picante cuando atacan a les niñes y a todo aquel que sea vulnerable. Kali actúa impulsada por el enojo o, como decimos en el barrio, cuando la sarparon. Cuando siente que hay algo o alguien que no respetó los límites, que tuvo un comportamiento abusivo o invasivo. Hay un detalle interesante sobre esta Luna Llena en Escorpio y es que el dispositor de la Luna es Marte y Marte acaba de entrar en el signo de Cáncer. Así que observá las emociones de estos días, fijate si te sentís sarpada en algún ámbito de tu vida, o si estás enojada porque creés que aquellos que son vulnerables no están siendo respetados. Observá esto y observalo con atención porque puede ser que esto aplique a cuestiones de tu vida individual pero también a gran escala. ¿Por qué hago referencia a cuestiones colectivas? Bueno, porque el colectivo está mega sacudido, pero además, porque hay aspectos a Urano en Tauro y a Saturno en Acuario. Y porque el regente moderno de la Luna Llena en Escorpio es Plutón y este está en Capricornio desde el 2008. Algunos dicen que es la caída del patriarcado. Yo no creo que sea tan así, aunque me encantaría, pero sí creo que este tránsito es sincrónico con una gran crisis del capitalismo industrial, las estructuras piramidales y el cuestionamiento profundo al extractivismo y la destrucción ambiental. Así que, por estos días, vamos a tener nueva evidencia de este sistema. Como dice Lisa Simpson, todo el maldito sistema está mal. La Luna Llena deja en evidencia todo. Le pone un reflector, una luz a nuestras problemáticas. Y, antes de que te escudes, no es culpa de la luna, solo que por estos días lo vemos. Las responsabilidades son humanas y, sobre todo, la responsabilidad es de quienes detentan el poder. El 1 % de la humanidad.

Por estos días, tenemos la disputa por las clases y la presencialidad, las vacunas, la mega minería y la posibilidad de volver a fase 1. Estamos todes en una y todes argumentando más o menos lo mismo, que queremos defender a quienes son vulnerables. La subjetividad y reactividad de estos días, amiga. Puf. Qué picante. Estamos todes encarnando a Kali, enojades porque sentimos que nos están sarpando. En España, tenemos el avance de la derecha extrema, con Vox a la cabeza, pero como representación de un movimiento social. Tremendo este mundo en el que estamos.  

Por otro lado, la Luna Llena en Escorpio sucede en oposición a Urano, Mercurio y Venus. Pero también en cuadratura a Saturno. Si tuviera que traducir en criollo qué significa esto a nivel individual, yo creo que con esta Luna Llena estamos viendo la tensión entre una parte nuestra que necesita seguridad en materia vincular y otra que necesita novedad. También creo que uno de los temas centrales de esta Luna Llena es el control y nuestro deseo de que las cosas sean exactamente como queremos. Que la vida esté customizada a nuestro gusto, como si fuera una lista de reproducción de Spotify. Pues no, mi ciela. No va por ahí. Controlar no podemos controlar nada. Lo que podemos hacer es elegir si le vamos a dar curso a lo que sentimos. O sea, si vamos a terminar una relación porque estamos desencontrades, si vamos a renunciar a un trabajo porque nos pagan poco, si vamos a mandar a cagar a nuestro jefe porque nos escribe a las 11 de la noche y se aprovecha del home office, emigrar a un entorno rural si estamos queriendo dejar la ciudad, volver a escribirle a alguien con quien estuvimos en el pasado solo porque soñamos con esa persona y muchos otros ejemplos. No vamos a poder evitar sentir lo que sea que estemos sintiendo, lo que sí podemos hacer es elegir si le vamos a dar curso o no y de qué modo. Para muchas personas, esta Luna Llena va a dejar en evidencia que algo se terminó. Mi consejo es que no actúes en caliente, pero bueno, es mi perspectiva, vos sabés mejor que nadie. Si te lo venís procesando hace tiempo, entonces tal vez ya no haya mucho que decir o que hacer. Si es algo de estos días, me parece necesario esperar un poco más. 

La diosa Kali sale a cortar cabezas cuando se siente sarpada. O sea, corta de cuajo cualquier situación. Un detalle interesante sobre la diosa Kali es que se calma cuando baila hasta quedar exhausta. Así que antes de tomar una decisión en plena efervescencia, movete. Cuerpo, cuerpo, cuerpo. Después ves qué onda. Y, bueno, probablemente, las sesiones de terapia de esta semana sean súper interesantes y haya mucha data para procesar. Porque las Lunas Llenas dejan en evidencia muchas cuestiones y una Luna Llena en Escorpio, nos deja al desnudo. Si no estás haciendo terapia, te lo súper recomiendo. No importa cuándo escuches esto.

Bueno, mi vida, mi amor, hasta acá llegamos por hoy. Te mando un abrazo gigante.  

,

Plutón

Por Lu Gaitán

Hoy quiero hablarles sobre Plutón, el regente moderno de Escorpio. Pero antes de eso, voy a hacer dos breves explicaciones. La primera es definir al planeta regente. ¿A qué nos referimos cuando hablamos de regencia en astrología? Se trata del planeta que conduce o timonea la energía de un signo zodiacal. ¿Y cuál es la diferencia con un signo? Los planetas representan funciones y su accionar está vinculado a diosas y dioses de la mitología, mientras que un signo del zodíaco nos muestra cualidades o temáticas. 

Luego de haber hecho esta aclaración, voy a meterme con Plutón, el regente moderno de Escorpio. ¿Por qué moderno? Porque hasta que este planeta fue descubierto en 1930, el regente era Marte. Y es interesante observar qué pasaba a nivel colectivo cuando fue descubierto. 1930 fue el año de la gran crisis económica del capitalismo, que dejó en evidencia las bases endebles de este sistema. También comenzaron los primeros desarrollos de la bomba atómica. En astrología, nos manejamos con un concepto fundamental: sincronía o sincronicidad. Acá no hay causa y efecto, sino significados asociados. Entonces, el descubrimiento de Plutón es sincrónico con estos eventos vinculados a la destrucción, pero también a una increíble potencia y renacimiento. Porque, después de esa gran crisis, el capitalismo se reinventó y nació la forma conocida como Estado de bienestar y la bomba atómica no solo fue usada como arma, sino como fuente de energía. Plutón no los causó, esto es creación de lxs seres humanxs. 

Pero es muy interesante observar la conexión simbólica. Pensemos en el dios Plutón de los romanos, llamado Hades por los griegos, el dios del mundo subterráneo, ahí donde moran los espíritus. Philip Mayerson dice que no tenemos que confundir a Hades-Plutón con Satán o el Diablo del judeocristianismo, porque no tiene esta carga. En este sentido, me parece súper interesante la data que viene con el Diablo, que es el arcano 15 del tarot. Podríamos hablar unas cuantas horas sobre esta imagen, pero cuando esta carta aparece en una tirada, puede hablar sobre obsesiones y compulsiones, pero también habla de una increíble potencia que, si la ponemos a jugar y a circular, haciéndonos cargo, no solo nos hace sentir que estamos increíblemente vivos, con la sangre corriendo por nuestras venas, sino que además nos empuja a romper con nuestros condicionamientos, moldes y estructuras de cómo deberían ser las cosas. Cuando aparece el Diablo en una tirada, podemos registrar nuestras ambiciones más potentes, esas que nos dejan ciegxs, pero también es la potencia que nos libera de las cadenas. Y, en este sentido, el Diablo del tarot se parece bastante al Plutón astrológico. Volviendo a la mitología, Mayerson dice que Hades, como dios de la muerte, es implacable e irrevocable en sus decretos, pero no es enemigo de la humanidad ni inductor al mal. Por otro lado, Arianna Stassinopoulos dice que Plutón en griego significa riqueza, prosperidad y, de hecho, este dios sostenía entre sus manos un cuerno con frutos, vegetales, joyas, gemas, oro y plata. Es interesante observar que actualmente hablamos de plutocracia, cuando hacemos referencia a una forma de gobierno donde el poder está en manos de lxs ricxs. Plutón y plutocracia. 

Pero no me quiero ir por las ramas porque el mundo de los símbolos es muy rico y cautivante y es fácil dispersarse. ¿Por qué te cuento todo esto de Hades y Plutón? Porque le tenemos muchísimo miedo a los tránsitos de Plutón. ¿Qué podemos esperar de los tránsitos de Plutón tanto a escala individual como colectiva? Que quede en evidencia todo lo que es mentira, todo lo que no funciona, todo lo que metimos debajo de la alfombra. En general, lo que solemos hacer, tanto a escala individual como colectiva es resistir a lo que emerge porque es incómodo. Queremos que todo siga igual, aunque no esté funcionando y aunque no seamos felices. Hay una parte que se resiste a cambiar, que no quiere ser modificada. ¿Y qué está pasando con Plutón ahora? Como les contaba en el capítulo de predicciones del 2021, el 2020 es un año muy plutoniano. Pero para entender lo que está pasando ahora necesitamos recordar que Plutón entró en Capricornio en el año 2008 y su entrada coincidió con una crisis muy fuerte del capitalismo. Lo que estamos viviendo en este 2020 está vinculado a ese cimbronazo del 2008 que no solo fue una sacudida económica, sino que además fue una gran crisis política. No fue igual para todos los países, por supuesto que no, pero sí dejó en evidencia la burbuja financiera que sostenía las economías de las potencias mundiales y, por supuesto, dejó una gran cantidad de gente sin trabajo. 

En astrología entendemos al tiempo de manera cíclica y no lineal, por eso muchas veces analizamos los momentos en que se repitieron algunas posiciones astrológicas para entender qué es lo que está pasando ahora o lo que puede pasar después, en un intento de hacer predicciones. Cuando hacemos este ejercicio, sabemos que cada época histórica tiene su sello específico, pero nos interesa observar la pauta en común, el punto de encuentro, la conexión simbólica. Entonces, Plutón está en Capricornio desde el 2008 y ahí se queda hasta el 2025. Pero no es la primera vez que Lord Pluto se encuentra en ese signo. Entre 1762 y 1777 estuvo haciendo de las suyas. ¿Qué pasaba por esos años? Era el comienzo del fin del capitalismo comercial, empezaba a desarrollarse la producción en fábricas y era el nacimiento del capitalismo industrial, Estados Unidos declaraba su independencia. 

Observando estos eventos históricos, no sé si estamos en condiciones de decir que con Plutón en Capricornio en el año 2020 estamos atestiguando el fin del capitalismo, aunque muchxs lo deseamos, pero sí creo que cada vez es más evidente que esta forma de producir no solo genera grandes desigualdades sociales, sino que además estamos destruyendo el planeta. Estamos yendo hacia el abismo ecológico, entonces es fundamental que cambiemos nuestra forma de producir y consumir. Es urgente. Pero además de eso, podemos esperar que Asia crezca como nueva potencia mundial, que la hegemonía estadounidense caiga y que crezca el uso de robots en muchas tareas. Como el Plutón de la mitología, está quedando al descubierto cuál es el impacto de lo que venimos haciendo desde el desarrollo del capitalismo industrial, eso que creíamos que era progreso. 

Este año 2020 estamos haciendo un tour por el submundo, ahí donde están los muertos del averno. Los muertos son las personas que son víctimas de este sistema y no solo nos estamos encontrando con seres humanos, también están los animales, los árboles, los ríos y los mares. Me parece interesante recordar que Plutón también tenía este cuerno de la abundancia, lleno de alimentos, de oro y de plata. ¿Será que en este 2020 hemos descubierto que en este submundo también hay otras formas de vivir? ¿Unas que sean sustentables, lentas, menos consumistas y voraces? ¿Es este el renacimiento de una nueva humanidad? Hasta acá llegamos en el día de hoy. Un abrazo de plutoniana.

,

Los animales de escorpio

Por Lu Gaitán

Hoy voy a hablarles del signo de Escorpio, más específicamente de los animales asociados a este signo, que no es uno sino varios. Y eso ya nos da una pauta de la complejidad de esta energía. 

El escorpión es uno de ellos y el más obvio también. Son mayormente nocturnos y tienden a ser solitarios, son capaces de no comer nada por mucho tiempo y acechan a sus presas durante largo rato, antes de lanzarse sobre ellas. Este bicho es excesivamente reactivo y algunas especies tienen un veneno tóxico para los seres humanos. Tengo recuerdos de haber estado acampando en la provincia de Córdoba y que me hayan advertido mil veces que revisara las zapatillas, la carpa y la bolsa de dormir para chequear que no hubiera ninguno de estos especímenes. Es que iban a creer que yo los estaba atacando, me iban a picar y yo simplemente me estaba poniendo las zapatillas. Algo así sucede con algunas personas de Escorpio: para ellos, la vida es un peligro, hay que estar alerta, no se puede confiar en nadie y, ante la duda, lo mejor es atacar. 

Otro de los animales escorpianos es la serpiente. Desde el cristianismo en adelante, es el símbolo del mal, la que trae el pecado y la tentación. La personalidad escorpiana tiene fascinación por todo lo que es tabú y el sexo es aún algo muy misterioso para la mayoría de nosotrxs. Escorpio es, en efecto, un signo vinculado al sexo y las pulsiones. Para el cristianismo es el pecado, pero esta visión sobre la serpiente no es igual para todas las culturas. Para los hindúes, en la base de la columna vertebral está la kundalini, la serpiente que se activa con práctica de yoga, ejercicios de control de la respiración, baile o tantra. De este modo, la serpiente que está dormida en la base de la columna llega hasta la coronilla, la parte de arriba de la cabeza que nos abre a dimensiones sutiles. Por otro lado, en la zona de México, Guatemala y Honduras, se veneraba a la serpiente emplumada. Ella era la divinidad de la luz, la sabiduría, el conocimiento, y encarnaba el encuentro de las polaridades. También hoy es el símbolo de la medicina en la Vara de Esculapio.  Esculapio era un practicante de medicina, discípulo de Quirón. Escorpio nos trae la sabiduría de que aquello que nos envenena y aquello que nos cura son lo mismo, pero dependerá de la dosis que tomemos. 

La serpiente también está presente en Ouroboros, ese animal que se come la cola, cuyo significado es la unión de los principios y los finales. En esta misma línea, está Áuryn, el talismán que aparecía en La historia sin fin. En la contracara de este objeto de poder, hay una inscripción que dice “Haz lo que quieras”. Son dos serpientes mordiéndose la cola y entrelazadas, que representan la relación que hay entre el mundo “real” de los humanos y el mundo de Fantasía. Mientras ambas serpientes muerdan sus colas, ambos mundos seguirán vivos, pero si llegaran a soltarse, vendría el fin de los dos. 

Este talismán da a su portador protección absoluta, ya que ningún ser de Fantasía se atrevería a atacarle. Cuando lo lleva un ser humano, el Áuryn cumple sus deseos hasta llegar a su verdadera voluntad, sin embargo, la persona que porte este talismán corre el riesgo de olvidar el mundo real por completo y ya no pueda volver. Tal vez esta sea una metáfora cinematográfica de que algunos deseos pueden nublarnos la visión y perdernos por completo. Como quien es devorado por su propia ambición. Esto también es Escorpio. 

La serpiente tiene su centro de gravedad bajo, normalmente se mueve reptando y se desplaza pegada al piso. Su cuerpo está formado por una cadena de vértebras, que le permite movimientos ondulados y flexibles y estos movimientos la vuelven sumamente atractiva y magnética, igual que muchas personas con energía de Escorpio en su carta natal. Las serpientes cambian la piel de una sola pieza y lo hacen como una forma de reparar heridas, para liberarse de parásitos y también porque van creciendo y la piel les queda chica. La serpiente, por su cambio de piel, simboliza la capacidad para renacer o, dicho de otro modo, de cambiar profundamente. 

Creo que hay un punto en común en todo esto y aplica a algunas personalidades escorpianas: tienen la capacidad para dejar ir aquello que no tiene más nada para darles, no le temen al cambio y muchas veces se ven en situaciones de lucha por el poder a las que se enfrentan sin titubear, por eso necesitan la protección de Áuryn. Detrás de esa fortaleza, hay un grado de sensibilidad muy alto y se someten a situaciones muy extremas, casi batallas épicas. Saben que la muerte está acechando y está siempre cerca. Tienen una gran potencia que las lleva a hacer lo que les dé la gana. Son personalidades deseantes, se mueven motivadas por el anhelo de conquista, pero también pueden pasar muchísimo tiempo replegadxs, lamiéndose las heridas o esperando el momento correcto para actuar. Son estrategas. También pueden tener un lado esotérico potente, ese que lxs lleva a explorar las profundidades de su ser y las de los demás. Son sanadorxs y su forma de sanar puede ser alopática, cortando de raíz aquello que genera dolor, pero también pueden ir por la vía homeopática: confiando en la propia capacidad de los seres humanos para sanarse, dando eso mismo que genera el dolor, pero en una dosis pequeña. Esto genera saturación y parece que los síntomas empeoran, pero luego la persona logra su propio equilibrio. Además, es interesante mencionar que muchas veces se utiliza el veneno de algunas serpientes y escorpiones para el desarrollo de medicinas. 

Otro animal asociado a Escorpio es el águila, un ave que ha sido utilizada como símbolo en algunas naciones. El águila es un animal que tiene muchísima fuerza y es capaz de levantar a una presa más pesada y grande que ella. También tiene una visión híper aguda y, de hecho, hay una variedad de águilas que tiene dos puntos focales en sus ojos, uno para mirar de frente y otro para mirar hacia los costados. Las águilas tienen un pico y unas garras que pueden desgarrar a su presa fácilmente. Si hay algo que tiene Escorpio, es la capacidad para sacarles la ficha a las personas que se le acercan. Cuando la personalidad escorpiana sale de la forma de comportamiento reactiva, sabe bien cuándo y dónde apuntar, sin malgastar su energía, pero cuando lo hace, es implacable.

Y ahora entramos en el terreno de los animales míticos. El dragón parece ser una mezcla de serpiente y águila y fue visto como un peligro en la cultura de Europa, pero fue considerado benévolo en Oriente. Es una criatura gigante, con escamas, aspecto de reptil y alas. Su sangre es venenosa y lanza fuego por la boca. No querés estar cerca de un Escorpio enojado, porque puede decir y hacer las cosas más crueles y punzantes del mundo. Los dragones rara vez viven en manada y prefieren la soledad. Aquí hay algunos elementos que se repiten con los otros animales. En Occidente, el dragón siempre está en situación de batalla contra sí mismo o contra algún humanx. El dragón puede ser un guardián o una bestia furiosa. Para el cristianismo, el dragón es una encarnación del mal, por eso es muy frecuente que sea representado siendo vencido por el Arcángel Miguel o San Jorge, dos personajes que, dicho sea de paso, son muy poco suavecitos y delicados. Para enfrentarse a una bestia de estas características, es necesario un gran coraje. Incluso pareciera ser que el Arcángel Miguel y San Jorge son también escorpianos. Además, el dragón era un símbolo de regeneración: asesinarlo hacía que la tierra se fertilizara. Otra vez la lógica de la vida y la muerte entrelazadas. El dragón de Oriente no escupe fuego por la boca, pero tiene un gran poder espiritual, conocimiento y fuerza. Una personalidad escorpiana, cuando ya hizo un trabajo de conciencia, puede ser de gran sabiduría y dar muy buenos consejos. Los dragones son los animales que cuidan un orden sagrado, es decir, lo que va más allá de nuestro mundo habitual y cotidiano. Las personalidades de Escorpio tienen esta cualidad: pueden ser salvajes y agresivos, pero también conectados con lo trascendente. 

Finalmente, nos encontramos con el Ave Fénix, que tenía algunos dones: sus lágrimas eran curativas, su fuerza era sobrenatural, tenía control sobre el fuego y gran resistencia física. Esta ave ha sido un símbolo del poder del fuego y la purificación, también de la inmortalidad. Y esto del renacimiento es muy habitual en las personalidades escorpianas, que atraviesen situaciones muy extremas y, luego de ellas, vuelven a nacer.

Todo esto que acabo de decir aplica a Sol, Ascendente, Luna, planetas o nodos en Escorpio, en Casa 8, así como planetas en aspecto a Plutón.

Bienvenidxs a la temporada Escorpio. Nada será igual una vez que haya terminado este periodo.  

,

Fantasmas

Por Lu Gaitán

Ya que estamos con Mercurio en Escorpio a punto de retrogradar, quiero hablar de algo que aparece con mucha frecuencia en las redes sociales y en las consultas: los fantasmas. La pregunta número uno es si yo creo en los fantasmas y la pregunta número dos es “¿qué hago con ellos?” y cómo los saco de casa. Ya te digo que sí, que los fantasmas y las presencias existen. No tengo ninguna duda al respecto. Básicamente, son cuerpos energéticos, pero antes de meterme en la dimensión sutil de esta temática, me gustaría que vayamos un paso atrás y, para eso, voy a contarte una historia que escuché en una sesión hace un tiempo.

Resulta que llega a mi consultorio astrológico una mujer de 40 años, abogada y súper exitosa en su profesión. Hago esta aclaración sobre su formación porque todavía hay muchas personas que creen que este tipo de vivencias son propias de personas sin educación. Pues no, mi ciela. Esta mujer tenía su estudio jurídico en la casa donde había sido criada y donde había pasado buena parte de su vida. En esa casa, durante su niñez, había sufrido abusos intrafamiliares y esos episodios aún eran secretos para buena parte de su familia de origen. Esta mujer, cada vez que se quedaba hasta tarde trabajando en esa casa, escuchaba ruidos en las escaleras de madera, puertas que se abrían o se cerraban o el teléfono fijo que sonaba pero cuando atendía no había nadie del otro lado. Parece una película de terror, pero no lo es. Por supuesto, podés estar pensando que esta mujer me mintió o exageró y por supuesto que forma parte del horizonte de posibilidades, pero yo misma he tenido vivencias similares y conozco otras historias parecidas, así que vamos a confiar en su relato. El mismísimo Carl Jung en sus diarios contó cómo tuvo experiencias de esta índole en los momentos en que exploraba las profundidades de la psiquis individual y hacía sus poderosos viajes internos. Él es un varón y uno muy reconocido por su trabajo académico, así qué tal vez le creas, si aún persiste la desconfianza.

Entonces, volviendo al relato de esta mujer, lo primero fue validar su percepción, pero en segundo lugar fue fundamental para mí hacer hincapié en la dimensión psicológica de los fantasmas. Esa casa era una casa familiar, que había pertenecido a varias generaciones y, por lo que pude indagar, otras mujeres de su familia habían sufrido abusos sexuales. Por otro lado, esta mujer nunca había elaborado el trauma de esos abusos que había sufrido siendo niña. No es que lo había olvidado, pero lo tenía en ese limbo, a mitad de camino entre la consciencia y la baulera de los recuerdos incómodos. Entonces, mi sugerencia como astróloga formada en la corriente psicológica es que ella elaborara esos traumas en su espacio terapéutico, además de contemplar la posibilidad de hablar de esos “secretos” en su familia. Por supuesto, a su tiempo y a su modo, cuando ella lo sintiera orgánico. Que esos fantasmas que se aparecían en la casa eran la expresión externa de sus fantasmas internos y, por qué no, la manifestación del dolor de sus ancestras. Ahora bien, es interesante que esos fantasmas se manifestaban en la materia. Quiero decir: había ruidos en la escalera, teléfono que sonaba, puertas que se cerraban, equipos electrónicos que se prendían y apagaban solos.

Elaborar en el plano psicológico es una parte de la resolución, pero no es la única. También podía ser de muchísima ayuda vender o regalar los muebles que todavía estaban en esa casa y que estaban ahí desde siempre. Los cuerpos energéticos viven en los objetos. Esto aparece, de algún modo, en el último episodio de la saga de Harry Potter. Y, por supuesto, también podía ser que ella vendiera esa casa para liberarse de esos fantasmas, pero siguiendo con la lógica esotérica, no sé si es muy factible vender esa casa con tanta carga sin resolver. Algo adentro tiene que moverse para que la casa pueda irse.

Por otro lado, quiero decirte que algunas casas pueden ser limpiadas energéticamente, hay gente que lo hace. A veces, pueden limpiarse con hierbas como contrayerba, pero a veces la carga es demasiado alta y no vas a poder por mucho que sahúmes. En ese caso, lo mejor es llamar a algún cazafantasmas, por decirlo de alguna manera. Por otro lado, también es cierto que algunas casas se limpian cuando se hacen refacciones potentes y hay otras casas a las que solo les queda ser derribadas y volver a construir. Como siempre, hay que verlo en cada caso, pero el objetivo de este capítulo era decirte que sí existen los fantasmas y que creo que es fundamental primero ir a la dimensión psicológica y luego pensar en las limpiezas y otros rituales. Y, si querés profundizar en esto, te recomiendo el podcast de Eva Spina que se llama Psíquica y también lo podés encontrar en Spotify.

Algo parecido sucede con el famoso “me hicieron un trabajo”. No voy a negarte que existen la magia y los rituales para dañar a otros, pero antes de pensar en eso, mi sugerencia es que elabores tu pasado. Ya sé que suena repetitivo, pero quiero decirte que, cuando tenemos una situación traumática en nuestro haber que insistimos en pasar por alto, esta no desaparece, sino que se convierte en una suerte de devorador de nuestra vitalidad y de toda la potencia que tenemos dentro. Eso hace que no podamos avanzar, que haya una suerte de lastre energético que pincha todos nuestros proyectos y vínculos. Si en tu historia personal no hay nada de eso, tal vez tengas que indagar en tu historia familiar. Si ya investigaste ahí y no hay nada que merezca ser elaborado, entonces sí aplica recurrir al bruji chaman de turno y que te haga una poderosa limpieza energética. El reiki sirve muchísimo. Por supuesto, siempre podés hacerte limpiezas, pero a veces lo que hay que limpiar son las cañerías de la psiquis. Y, como dice una amiga querida que es psicóloga, el psiquismo ya es profundamente mágico, porque estamos trabajando en el terreno de lo invisible y lo sutil. 

 Por hoy dejamos acá. Abrazo