,

Astrología y millennials

Hola a todas, todos, todes, mi nombre es Lu Gaitán, soy astróloga y politóloga. Hoy es la primera entrega de mi columna #BrujiPop. En este espacio voy a hablar de astrología y otros asuntos: sociedad, cultura, sexualidad, ecología y feminismos. Seguramente vendrán otros cruces que ahora no se me ocurren porque todo tiene que ver con todo. ¡Ahre Pancho Ibañez! Perdón que use esta referencia muy noventas.
 
De hecho, me gustaría hablar de esto: la generación millennial y su relación con la astrología. ¿Quiénes son lxs millennials? Somos la generación que nació a principios de la década de los ochentas hasta finales de los noventas. Como verás, es una categoría etaria que abarca a una gran cantidad de personas. O sea, las que nacieron durante veinte años. ¿Cuáles son las características de este grupo de gente y por qué hay tanto interés en la astrología? Esta es la pregunta disparadora.
 
Nosotrxs nacimos con la caída del Estado benefactor, ese que iba a cubrir absolutamente todas nuestras necesidades básicas. Por estos años comienza a avanzar el modelo económico neoliberal, sobre todo en Argentina. A nivel mundial, estos son los años donde cae el muro de Berlín, todo un símbolo de la antigua división del mundo capitalista/bloque soviético. Esta división del mundo estaba vigente desde finales de la segunda guerra mundial, a mediados de la década del 40. Todo esto también se expresó en la caída del sistema de partidos políticos. O sea que lxs millennials nacimos y crecimos mientras las estructuras tradicionales se colapsaban.
 
Nuestrxs mapadres y abuelxs hacían planes a largo plazo: el matrimonio para toda la vida, jubilarse en el mismo trabajo donde empezaron a trabajar cuando tenían 20 años, el crédito hipotecario para comprar una vivienda a 30 años. Nosotrxs vimos cómo se desmoronaba este mundo de estructuras sólidas y rígidas y también vimos la depresión de nuestros padres por el desempleo de la década del 90, sobretodo en Argentina. A mediados de los ochentas, se hizo legal el divorcio. O sea que mi generación es la que creció con la caída de la estructura tradicional de pareja. Nosotrxs crecimos con la certeza de que todo lo que parece sólido y confiable puede desaparecer en cualquier momento. Por eso, uno de los sellos de nuestra generación es que vivimos el momento. ¿Esto quiere decir que la pasamos bien con esa modalidad? No siempre, también somos una generación que tiene ansiedad y ataques de pánico. Este es el lado b de nuestra faceta multitasking. Queremos todo ya y también sufrimos muchísimo con la incertidumbre de un mundo que se desmorona a cada paso. Este es un detalle no menor porque la generación millennial tiene conciencia ambiental. Estoy hablando de una generación, así que habrá excepciones, por supuesto. Crecimos viendo cómo el ambiente era destruido, con especies de animales extinguiéndose, en favor de un supuesto desarrollo económico. A esta altura del 2020 se está haciendo evidente algo que la generación millennial sabe desde hace muchísimo tiempo: si no medimos el impacto ambiental de las actividades económicas, no habrá espacio donde vivir. Bueno, a menos que empecemos a construir un futuro como en la película Wall E, pero no creo que vaya por ahí, o sea, un futuro hiper tecnificado y lleno de basura de plástico.
 
Lxs millennials nacimos con la incertidumbre sobre el futuro y por eso buscamos la astrología, porque creemos que nos puede dar respuestas sobre lo que va a pasar. Spoiler alert: no creo que sea posible predecir el futuro, pero sí creo que con la astrología podemos hacer pronósticos climáticos más o menos acertados, igual que con el sistema meteorológico. Lo que no podemos saber con la astrología es si vamos a ser felices cuando llueva o si vamos a salir caminar un domingo de sol. Podemos saber que hay probabilidad de chaparrones o que va a estar mayormente despejado, pero no creo que sea posible hacer predicciones sobre comportamientos o vivencias humanas. Lo humano es complejo e impredecible por definición. Lxs millennials crecimos en un mundo analógico pero cuando llegamos a la adolescencia empezó a aparecer la tecnología, los chats, las primeras redes sociales y la divulgación de información a través de internet. La generación millennial es la que le rinde culto al dios de la internet, justo cuando en el mundo están cayendo las religiones tradicionales. Esto es interesante porque la generación millennial rechaza lo religioso. O sea, las formas tradicionales y reguladas de acceder a lo trascendente. Sí creo que mi generación tiene una gran búsqueda espiritual y ahí es donde entra la astrología, que nos habla de la conexión con el cielo pero no nos amenaza con que iremos al infierno.
 
El dios de la internet habilitó la socialización y democratización de la información: si tenés un celular, podés compartir tus opiniones y tu forma de vida a todo el mundo. Esto también es millennial: el narcisismo de “mirame y likeame”. La astrología que mayor difusión tiene en estos momentos es la que hace referencia a características de la personalidad. Aries es lanzado; a Géminis le gusta hablar y es muy cambiante; Capricornio es responsable y Escorpio es misterioso. Las páginas que tienen mayor cantidad de seguidores y likes son las que tienen memes, ilustraciones o explicaciones muy simples sobre la personalidad de cada signo. O bien, horóscopos signo por signo. Esta no es la única astrología que existe pero sí es la más vendida. Después de todo, la astrología también puede ser un producto más de la sociedad de consumo en la que vivimos. Y eso es lo que está sucediendo en este momento, sino mirá la cantidad de marcas de ropa que tienen estampas astrológicas. Hay muchísimas chances que quienes estén detrás de esos emprendimientos sean millennials.
 
El trabajo freelance también es una bandera de la generación millennial: si tengo que trabajar muchas horas de mi día para llegar a fin de mes, porque precarización laboral, al menos voy a dedicarme a algo que me gusta. Este es uno de los motivos por lxs que millennials consultan a lxs astrologxs, para buscar una manera donde la profesión y la vocación vayan de la mano, algo que nuestros mapadres y abuelxs no contemplaban del todo. Ellxs eran de la cultura del hobby: trabajo de algo con lo que pago mis cuentas y en mi tiempo libre me dedico a hacer lo que me gusta. Lxs millennials buscamos que la vida esté customizada como si fuera una lista de reproducción de Spotify con nuestras canciones preferidas. Antes escuchábamos un disco completo, ahora no, sólo queremos escuchar lo que nos gusta. Bueno, sí, tenemos poca tolerancia a la frustración pero cuando encontramos algo que nos gusta, somos muy comprometidxs. Una de las críticas que recibimos lxs millennials es que somos ansiosxs y no nos bancamos la lentitud de los procesos. ¿Para qué negarlo? Mi generación no vino con el chip de la paciencia y la astrología, más masiva o más compleja, funciona como un atajo en esto del autoconocimiento. Yo digo que sí, que la astrología te ayuda a conocerte, que gracias a la astrología le podemos poner palabras a un montón de vivencias que en otros modelos tradicionales de explicar la “realidad” no existen. Creo que lo más interesante de la astrología es que se trata de un lenguaje simbólico que nos permite interpretar nuestras experiencias. La astrología no es la realidad sino un modelo que nos permite alcanzar algunos niveles de comprensión. O visto desde otro punto de vista, lxs millennials nacimos en un marco de incertidumbre y la astrología nos permite navegarla sin ahogarnos en un mar de sinsentido y caída de estructuras. Con la astrología no podemos dar garantías de felicidad, tampoco de que el mundo va a responder a nuestra voluntad, pero con la astrología sí podemos entender en qué momento de la vida estamos y cuales son nuestros desafíos, tanto a nivel personal como colectivo. Eso es un montón.
 
Gracias por estar ahí. Un abrazo.
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *