,

Los animales de escorpio

Por Lu Gaitán

Hoy voy a hablarles del signo de Escorpio, más específicamente de los animales asociados a este signo, que no es uno sino varios. Y eso ya nos da una pauta de la complejidad de esta energía. 

El escorpión es uno de ellos y el más obvio también. Son mayormente nocturnos y tienden a ser solitarios, son capaces de no comer nada por mucho tiempo y acechan a sus presas durante largo rato, antes de lanzarse sobre ellas. Este bicho es excesivamente reactivo y algunas especies tienen un veneno tóxico para los seres humanos. Tengo recuerdos de haber estado acampando en la provincia de Córdoba y que me hayan advertido mil veces que revisara las zapatillas, la carpa y la bolsa de dormir para chequear que no hubiera ninguno de estos especímenes. Es que iban a creer que yo los estaba atacando, me iban a picar y yo simplemente me estaba poniendo las zapatillas. Algo así sucede con algunas personas de Escorpio: para ellos, la vida es un peligro, hay que estar alerta, no se puede confiar en nadie y, ante la duda, lo mejor es atacar. 

Otro de los animales escorpianos es la serpiente. Desde el cristianismo en adelante, es el símbolo del mal, la que trae el pecado y la tentación. La personalidad escorpiana tiene fascinación por todo lo que es tabú y el sexo es aún algo muy misterioso para la mayoría de nosotrxs. Escorpio es, en efecto, un signo vinculado al sexo y las pulsiones. Para el cristianismo es el pecado, pero esta visión sobre la serpiente no es igual para todas las culturas. Para los hindúes, en la base de la columna vertebral está la kundalini, la serpiente que se activa con práctica de yoga, ejercicios de control de la respiración, baile o tantra. De este modo, la serpiente que está dormida en la base de la columna llega hasta la coronilla, la parte de arriba de la cabeza que nos abre a dimensiones sutiles. Por otro lado, en la zona de México, Guatemala y Honduras, se veneraba a la serpiente emplumada. Ella era la divinidad de la luz, la sabiduría, el conocimiento, y encarnaba el encuentro de las polaridades. También hoy es el símbolo de la medicina en la Vara de Esculapio.  Esculapio era un practicante de medicina, discípulo de Quirón. Escorpio nos trae la sabiduría de que aquello que nos envenena y aquello que nos cura son lo mismo, pero dependerá de la dosis que tomemos. 

La serpiente también está presente en Ouroboros, ese animal que se come la cola, cuyo significado es la unión de los principios y los finales. En esta misma línea, está Áuryn, el talismán que aparecía en La historia sin fin. En la contracara de este objeto de poder, hay una inscripción que dice “Haz lo que quieras”. Son dos serpientes mordiéndose la cola y entrelazadas, que representan la relación que hay entre el mundo “real” de los humanos y el mundo de Fantasía. Mientras ambas serpientes muerdan sus colas, ambos mundos seguirán vivos, pero si llegaran a soltarse, vendría el fin de los dos. 

Este talismán da a su portador protección absoluta, ya que ningún ser de Fantasía se atrevería a atacarle. Cuando lo lleva un ser humano, el Áuryn cumple sus deseos hasta llegar a su verdadera voluntad, sin embargo, la persona que porte este talismán corre el riesgo de olvidar el mundo real por completo y ya no pueda volver. Tal vez esta sea una metáfora cinematográfica de que algunos deseos pueden nublarnos la visión y perdernos por completo. Como quien es devorado por su propia ambición. Esto también es Escorpio. 

La serpiente tiene su centro de gravedad bajo, normalmente se mueve reptando y se desplaza pegada al piso. Su cuerpo está formado por una cadena de vértebras, que le permite movimientos ondulados y flexibles y estos movimientos la vuelven sumamente atractiva y magnética, igual que muchas personas con energía de Escorpio en su carta natal. Las serpientes cambian la piel de una sola pieza y lo hacen como una forma de reparar heridas, para liberarse de parásitos y también porque van creciendo y la piel les queda chica. La serpiente, por su cambio de piel, simboliza la capacidad para renacer o, dicho de otro modo, de cambiar profundamente. 

Creo que hay un punto en común en todo esto y aplica a algunas personalidades escorpianas: tienen la capacidad para dejar ir aquello que no tiene más nada para darles, no le temen al cambio y muchas veces se ven en situaciones de lucha por el poder a las que se enfrentan sin titubear, por eso necesitan la protección de Áuryn. Detrás de esa fortaleza, hay un grado de sensibilidad muy alto y se someten a situaciones muy extremas, casi batallas épicas. Saben que la muerte está acechando y está siempre cerca. Tienen una gran potencia que las lleva a hacer lo que les dé la gana. Son personalidades deseantes, se mueven motivadas por el anhelo de conquista, pero también pueden pasar muchísimo tiempo replegadxs, lamiéndose las heridas o esperando el momento correcto para actuar. Son estrategas. También pueden tener un lado esotérico potente, ese que lxs lleva a explorar las profundidades de su ser y las de los demás. Son sanadorxs y su forma de sanar puede ser alopática, cortando de raíz aquello que genera dolor, pero también pueden ir por la vía homeopática: confiando en la propia capacidad de los seres humanos para sanarse, dando eso mismo que genera el dolor, pero en una dosis pequeña. Esto genera saturación y parece que los síntomas empeoran, pero luego la persona logra su propio equilibrio. Además, es interesante mencionar que muchas veces se utiliza el veneno de algunas serpientes y escorpiones para el desarrollo de medicinas. 

Otro animal asociado a Escorpio es el águila, un ave que ha sido utilizada como símbolo en algunas naciones. El águila es un animal que tiene muchísima fuerza y es capaz de levantar a una presa más pesada y grande que ella. También tiene una visión híper aguda y, de hecho, hay una variedad de águilas que tiene dos puntos focales en sus ojos, uno para mirar de frente y otro para mirar hacia los costados. Las águilas tienen un pico y unas garras que pueden desgarrar a su presa fácilmente. Si hay algo que tiene Escorpio, es la capacidad para sacarles la ficha a las personas que se le acercan. Cuando la personalidad escorpiana sale de la forma de comportamiento reactiva, sabe bien cuándo y dónde apuntar, sin malgastar su energía, pero cuando lo hace, es implacable.

Y ahora entramos en el terreno de los animales míticos. El dragón parece ser una mezcla de serpiente y águila y fue visto como un peligro en la cultura de Europa, pero fue considerado benévolo en Oriente. Es una criatura gigante, con escamas, aspecto de reptil y alas. Su sangre es venenosa y lanza fuego por la boca. No querés estar cerca de un Escorpio enojado, porque puede decir y hacer las cosas más crueles y punzantes del mundo. Los dragones rara vez viven en manada y prefieren la soledad. Aquí hay algunos elementos que se repiten con los otros animales. En Occidente, el dragón siempre está en situación de batalla contra sí mismo o contra algún humanx. El dragón puede ser un guardián o una bestia furiosa. Para el cristianismo, el dragón es una encarnación del mal, por eso es muy frecuente que sea representado siendo vencido por el Arcángel Miguel o San Jorge, dos personajes que, dicho sea de paso, son muy poco suavecitos y delicados. Para enfrentarse a una bestia de estas características, es necesario un gran coraje. Incluso pareciera ser que el Arcángel Miguel y San Jorge son también escorpianos. Además, el dragón era un símbolo de regeneración: asesinarlo hacía que la tierra se fertilizara. Otra vez la lógica de la vida y la muerte entrelazadas. El dragón de Oriente no escupe fuego por la boca, pero tiene un gran poder espiritual, conocimiento y fuerza. Una personalidad escorpiana, cuando ya hizo un trabajo de conciencia, puede ser de gran sabiduría y dar muy buenos consejos. Los dragones son los animales que cuidan un orden sagrado, es decir, lo que va más allá de nuestro mundo habitual y cotidiano. Las personalidades de Escorpio tienen esta cualidad: pueden ser salvajes y agresivos, pero también conectados con lo trascendente. 

Finalmente, nos encontramos con el Ave Fénix, que tenía algunos dones: sus lágrimas eran curativas, su fuerza era sobrenatural, tenía control sobre el fuego y gran resistencia física. Esta ave ha sido un símbolo del poder del fuego y la purificación, también de la inmortalidad. Y esto del renacimiento es muy habitual en las personalidades escorpianas, que atraviesen situaciones muy extremas y, luego de ellas, vuelven a nacer.

Todo esto que acabo de decir aplica a Sol, Ascendente, Luna, planetas o nodos en Escorpio, en Casa 8, así como planetas en aspecto a Plutón.

Bienvenidxs a la temporada Escorpio. Nada será igual una vez que haya terminado este periodo.  

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *