,

Lilith: salvaje, indómita y rebelde

Por Lu Gaitán

Hoy quiero hablarles de Lilith desde la mitología y la astrología. Un detalle importante sobre Lilith es que este indicador empezó a ser utilizado en astrología hacia finales de la década de 1970 y esto va de la mano de la necesidad de revisar el componente patriarcal que también está presente en la astrología. ¿Cómo podría nuestro lenguaje estar exento de patriarcado? La astrología es un lenguaje que habla de la relación de los seres humanos con el universo y está atravesado por las mismas condiciones que el resto de las creaciones humanas. También creo que la astrología es un lenguaje simbólico que hace referencia al mundo en el que vivimos, que nos permite comprender las vivencias que tenemos los seres humanos y, si nuestra sociedad está cambiando, entonces necesitamos nuevos indicadores o interpretaciones que den cuenta de estas transformaciones.

Lilith fue la primera mujer de Adán y cuenta el mito que ella quería coger estando arriba de él. Lilith quería estar en igualdad de condiciones que Adán y esa es la razón por la que es expulsada del Jardín del Edén. Ella va a parar al Mar Rojo, hogar donde habitan los demonios y símbolo de la menstruación. Es interesante que cuando viene la menstruación es vivida como un alivio, sobre todo cuando no estás buscando quedar embarazada. Por otro lado, es interesante observar el tabú que hay en nuestro mundo occidental sobre el sangrado menstrual. El sangrado es Lilith, la excluida del Jardín del Edén; el ciclo menstrual es la Luna. También se decía que Lilith asesinaba a les niñes recién nacides como una venganza a Dios, de ahí que Lilith esté asociada a la brujería, al diablo y sea considerada la primera mujer feminista (por el rechazo a la maternidad y el deseo de vivir la sexualidad libremente que aparece en la mitología). 

En astrología, Lilith no es un planeta ni un cuerpo físico sino que es un punto en la órbita de la Luna. Su significado en la carta natal refiere a esa parte salvaje, indómita, que se rebela, que tiene algo impredecible y potencialmente destructivo. Según Jesús Gabriel Gutierrez, Lilith en nuestra carta natal nos habla de algo que quedó irresuelto a nivel ancestral: enojos, deseos o libertades no vividas de nuestras ancestras. Por eso, creo que podríamos pensar en Lilith astrológica como una mezcla de indicadores: tiene algo de Luna, algo de Urano, algo de Plutón, algo de Marte y algo de las casas 4, 8 y 12. Aunque Lilith está presente en la carta de todes, creo que tiene una mayor resonancia con las mujeres y disidencias sexuales. Ahí donde tengas a Lilith en tu carta natal, vas a tener información sobre lo que tus ancestras no pudieron expresar y ese enojo heredado te lleva a actuar ciegamente, sin la conciencia total de lo que estás haciendo. 

Si tenés a Lilith en un signo de fuego, hay chances de que tus ancestras hayan ocupado lugares satelitales respecto a los varones de la familia y eso generó muchísimo enojo. Después de todo, el elemento fuego está vinculado al deseo, la autonomía y ocupar lugares de liderazgo o protagonismo. Si tenés a Lilith en un signo de tierra, puede ser que tus ancestras hayan sido desheredadas, que hayan querido trabajar y no pudieron, o bien, que su trabajo haya estado muy mal pago y no reconocido. Si tenés a Lilith en un signo de aire, es probable que tus ancestras hayan querido estudiar y no hayan tenido esa posibilidad, o que hayan sido acusadas de locas, histéricas o desequilibradas. También puede ser que no tuvieran el deseo de casarse y sí de tener relaciones más libres. Ahí está la fuente del enojo ancestral. Si tenés a Lilith en un signo de agua, puede ser que tus ancestras tuvieran algo místico o esotérico muy profundo y estos saberes hayan quedado silenciados. También puede ser que tuvieran una forma de vivir la sexualidad que no encajaba con los patrones de la época y algo parecido puede ser en relación al deseo de tener hijes. Es probable que no desearan la maternidad pero que fueron obligadas a serlo. 

A principios del 2020, Lilith entró en el signo de Aries y ahí se quedó hasta octubre. Está una media de 9 meses en cada signo. Cuando declararon la cuarentena en buena parte del mundo, Lilith estaba haciendo conjunción a Quirón en Aries y entre los múltiples problemas que aparecieron durante el encierro, se hicieron evidentes la violencia doméstica y la violencia de género. Esta es una problemática social que se agravó durante el encierro. Y, por supuesto, esto despertó la furia de quienes vienen haciendo referencia a estas temáticas desde hace muchísimo tiempo. En el esquema tradicional astrológico de domicilio, exilio, exaltación y caída, Lilith se siente a gusto ahí donde la Luna y Venus no. Yo no creo que estas categorías tengan que ser utilizadas a rajatabla sino como para ayudarnos a pensar y comprender los símbolos. Después de todo, la astrología es un lenguaje simbólico. Entonces, Lilith está expresando sus cualidades arquetípicas, o sea, el mito de manera pura, cuando está en Aries o en Escorpio, ahí donde Luna y Venus hacen ruido. Lilith en Aries, durante todos estos meses del 2020, expresó la potencia del enojo: a veces es la única manera de romper con lo que nos ata. Fijate que esta es una de las primeras críticas que se le hace a este movimiento: que las mujeres se han vuelto muy cabronas, como si el enojo fuese patrimonio exclusivo de los varones. Bueno, son los únicos que tienen el permiso social para enojarse. Por otro lado, Lilith en Aries también se encontró con Marte en Aries hacia finales de septiembre y, en esos momentos, empezó a ser evidente que los incendios en Argentina y en otros lugares del mundo están asociados a la tala, el desmonte, el cambio climático, la ganadería y la necesidad de tener tierras aptas para producir alimentos, que irán a alimentar animales que luego irán al matadero. Esto despertó la furia de muchxs y empezó a hacerse evidente que la violencia contra las mujeres y disidencias sexuales es la misma que nuestro modelo productivo aplica sobre los animales y la tierra. 

En este preciso momento, Lilith está en el signo de Tauro y se acerca a la conjunción con Urano. Yo creo que este tránsito dejará aún más en evidencia que los feminismos necesitan ir de la mano de la conciencia ambiental. Que la soberanía de los cuerpos es la misma que reclamamos cuando pedimos soberanía alimentaria y agroecología. Desde que Lilith entró en Tauro, se aprobó la ley de uso medicinal del cannabis y también se envió el proyecto de ley sobre el aborto al Congreso. Además, se está tratando un proyecto que busca garantizar que los productos de higiene menstrual sean accesibles para todes, que se les quite el IVA y que esa campaña incluya productos de higiene que sean ecológicos, como la copa menstrual, que es reutilizable y tiene larga vida. 

La astrología no dice que los planetas o el cielo causen cosas en la Tierra, solamente señala sincronicidades. Y, en este caso, me parece que la conexión simbólica es bastante potente.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *