,

¿Intuición vs racionalidad?

 
Una de las corrientes que viene creciendo en los últimos años es la que pone especial énfasis en la intuición, en contraposición al pensamiento lógico y racional, sobre todo en determinados circuitos. Me refiero al mundo de la espiritualidad, pero no exclusivamente, porque también aparece en el mundo del arte. Tiene todo el sentido: desde el movimiento filosófico positivista en el siglo XIX, en Occidente viene ganando la partida el pensamiento científico… es interesante, porque sin darme cuenta, dije “viene ganando la partida”, como si fuera una competencia entre formas de leer la vida. Y este es el punto central de la columna de hoy: no creo que tenga sentido esta competencia. O, mejor dicho, lo tiene si queremos seguir reproduciendo una lógica binaria, de “es esto o es aquello”. ¿Y qué tal si son las dos a la vez? La intuición y la racionalidad como formas complementarias.
 
Lxs esotéricxs decimos que funcionamos como péndulos. Si nos vamos mucho hacia un extremo, luego iremos hacia el extremo opuesto como una forma de compensar. Poniendo un ejemplo cotidiano, si paso dos días sin dormir, lo más probable es que luego necesite dormir mucho más de lo habitual como una forma de compensar la deuda en horas de descanso. Esta compensación no es matemática. Esto quiere decir que si en dos días hubiese dormido, 8 horas, no quiere decir que vaya a dormir 16 horas de corrido para compensar, pero probablemente sí duerma 10 horas. Ahora, llevemos esta lógica a la temática del día de hoy. Nos pasamos doscientos años haciendo culto a la razón y el pensamiento científico, rechazando los otros saberes y las otras formas de leer el mundo, ahora estamos compensando, bien al modo pendular, levantando la bandera de la intuición y “lo que se siente”. Este rechazo de los otros saberes vino después de la caza de brujas en Europa, la conquista de América y la anulación de la cultura de los pueblos originarios. No creo que nos lleve 200 años de culto a la intuición y rechazo de la lógica racional. De este modo, seguimos reproduciendo una lógica binaria, sólo que ahora estamos en la vereda de en frente. ¿Qué sentido tiene generar esta polarización? No mucho, y seguimos caminando con un solo pie, cuando podríamos hacerlo con los dos. La racionalidad, por un lado, y la intuición, por el otro, están asociadas a los dos hemisferios del cerebro. El lado izquierdo del cerebro es el que nos habilita seguir una lógica, una secuencia, entender una explicación, así como poder darla. El lado izquierdo del cerebro es el que nos habilita la comprensión de un texto, así como dar instrucciones. Además, este lado del cerebro está conectado a la temporalidad: “son las 3 de la tarde del día jueves”. Otra de las características es que percibe de manera separada. ¿A qué me refiero con esto? Observa los eventos bajo la lógica de causa y consecuencia. A más B, entonces C. Cae agua del cielo no como parte de un misterio, sino por el ciclo del agua y le decimos lluvia. Esta es la base del pensamiento científico. En astrología, está asociado a los elementos tierra (tauro, virgo, capricornio) y aire (géminis, libra y acuario).
 
El lado derecho del cerebro es el que registra más allá de lo verbal. Si hablás con alguien que tiene este lado del cerebro muy desarrollado, probablemente no registre lo que estás diciendo. No está escuchando tus palabras y tus explicaciones sino lo que siente en función de eso. Como decimos últimamente “no tengo pruebas, pero tampoco tengo dudas”. Por eso decimos que el lado izquierdo del cerebro es objetivo, mientras que el derecho es subjetivo. O sea que lo fundamental es lo que siente y percibe, más allá del lenguaje verbal. Este costado también es el que capta el lenguaje no verbal. El movimiento de los ojos, la sonrisa, los brazos. Una persona puede estar diciendo verbalmente “todo bien con vos” pero tiene los brazos cruzados a la altura del plexo, así que no está todo tan bien: como mínimo, está a la defensiva y tiene algún nivel de desconfianza. Esto que acabo de decir es una lectura de un evento basada en el lado derecho del cerebro. Este lado es atemporal y holístico, a diferencia del izquierdo que es cronológico y secuencial. En la lógica del hemisferio derecho del cerebro no existe el tiempo y está todo conectado con todo, no como causa y consecuencia sino desde lo simbólico. Esto es lo que pasa cuando soñamos. En un sueño pueden coexistir personas de nuestra infancia, con personas que ya murieron y yo puedo ser una anciana de 80 años. Puedo estar en lugares que nunca visité y, sin embargo, estoy segura que se trata de la casa donde vivo ahora. ¿Y cual es el significado de los sueños? Si bien hay símbolos que se repiten y que pueden ser interpretados de manera general, por ejemplo, soñé que estoy embarazada, aunque no lo estoy, se trata de un sueño que muestra que estoy gestando un nuevo proyecto. También existe la chance que sea un sueño premonitorio. Todo esto es posible dentro del lado derecho del cerebro, que en astrología está asociado a los elementos fuego (aries, leo, sagitario) y agua (cáncer, escorpio y piscis).
 
¿Cuál es el problema si sólo desarrollamos el lado izquierdo/racional del cerebro?
 
El mundo de las emociones y el de la creatividad va a quedar como un terreno de sabiduría de “lxs demás” y cuando algo no encaje dentro mis categorías, voy a colapsar. ¿Y si sólo tengo conexión con el lado derecho del cerebro? Probablemente me olvide de pagar mis cuentas, llegue tarde a todos lados y corro el riesgo de considerar que algo es cierto solo porque así lo siento. Ni qué hablar que uno de los problemas de la intuición es que muchas veces se confunde con miedos o deseos de que las cosas sean de determinada manera. ¿Cuáles podrían ser formas de conectar estos dos hemisferios? O ¿en qué situaciones aparecen? Una científica que está haciendo pruebas con una fórmula inexplorada está usando su intuición. No sabe con absoluta certeza si va a funcionar o no, pero cree que es por ahí. Después hará testeos para chequear si efectivamente funciona o no. Sueño con una amiga que está llorando. Le escribo para ver cómo está y ella me dice cómo se siente. De ese modo chequeo si mi percepción es correcta o no. Por supuesto, voy a tener que confiar en su palabra. En la serie Lie to me, el protagonista es un psicólogo que ayuda a la policía a detectar si los sospechosos de distintos crímenes, mienten o no. Se centra en las expresiones faciales, el lenguaje corporal, la voz y las palabras para descubrir si alguien está mintiendo y por qué. Este personaje puede detectar lo que se conoce como “microexpresiones involuntarias”, expresiones faciales que revelan lo que una persona está sintiendo realmente. Percibir intuitivamente es percibir de manera holística, percibir una totalidad, pero sin poder decir “es por esto y aquello”. En el ejemplo de esta serie, el psicólogo detecta micromovimientos que le llevan a decir “esta persona miente” y luego busca comprobar de dónde vienen esas mentiras. Porque estar mintiendo no necesariamente convierte a alguien en un criminal. Y esto es lo que quiero probar cuando digo que la intuición necesita ser corroborada y chequeada porque también se equivoca. O bien, conectar lado izquierdo con lado derecho del cerebro. Otra forma en que estos dos hemisferios dialogan entre sí es a través del arte. Para poder expresar lo que nos imaginamos o el mundo de sensaciones que tenemos, necesitamos un método y una técnica. Pero la técnica sin emoción no transmite nada y la creatividad que no es materializada, se queda en el mundo de las ideas y nunca se convierte en acto. Este podría ser el ejemplo del artista que ama lo que hace, pero desafina y se lastima las cuerdas vocales. La astrología también es un lenguaje que conecta lado izquierdo y derecho del cerebro. Tiene un componente lógico y racional importante, porque hay grados matemáticos y aspectos como las cuadraturas, las oposiciones y las conjunciones, pero cada signo del zodíaco y cada planeta pueden manifestarse de diferentes maneras. Son representaciones, son símbolos, o sea que responden al lado derecho del cerebro. Un mismo símbolo puede significar muchas cosas. Por poner un ejemplo, el signo de Leo puede hablar de una personalidad ególatra y narcisa, pero también puede ser una persona muy cálida y generosa. ¿De qué depende? De un montón de variables que hay que ver en cada caso. Ni qué hablar que en la astrología estamos diciendo “no sabemos por qué, pero existe una conexión con el cielo”, toda la astrología está basada en un misterio y sin embargo hay un lenguaje que busca coherencia. Por eso creo que lo más interesante es la conexión de estos dos hemisferios. Hasta acá llegamos por hoy.
 
¡Un abrazo!
 
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *