,

Luna llena en Acuario

Por Lu Gaitán

¡Hola, hermosores! ¿Cómo va eso? Este viernes tenemos la Luna Llena en Acuario y cerramos un ciclo que empezó hace seis meses. ¿Hay conexiones entre lo que estaba pasando en ese momento y lo que está pasando por estos días? Acordate que un cierre no necesariamente es algo malo. Hago esta aclaración porque siempre aparecen las paranoias astrológicas. Otra de las cosas que puede pasar por estos días es que tengas insomnio (no aplica si siempre tenés problemas para dormir) o que estén pasando muchas cosas a tu alrededor, que te des cuenta de cosas que venís procesando hace rato y, de repente, todo tiene sentido, que te inviten a hacer mil planes muchas personas distintas entre sí, que tengas ideas nuevas sobre cosas que querés hacer más adelante, que sientas que ya no te reconocés en formas viejas. Todo más activo y revelador que de costumbre… pues Luna Llena. También me puedo imaginar que algunos de ustedes van a querer mandar todo a la mierda. Ya. Ahora. Es difícil decir algo por esta vía de manera universal y que aplique a todes pero: si te sentís estancada hace rato, si sentís que tus relaciones están fosilizadas, si te sentís enjaulada… llegó el momento de hacer un cambio potente. Y acá vienen los “peros”. Revisá si, dentro de lo que hay, podés hacer alguna renovación, como quien hace una actualización del sistema. Pero como no somos máquinas y no podemos customizar la totalidad de la vida (aunque queramos), vas a tener que hablar, usar tu creatividad y ser paciente con los procesos propios y de los demás. Si, por el contrario, ya venís haciendo ajustes acá y allá y no hay cambios, es probable que haya llegado el momento de hacer un cambio de rumbo. Y acá me voy a detener un momento: tenemos la tendencia a echarles la culpa a los demás, sobre todo en materia vincular. Los demás siempre están mal y yo estoy bien y hago todo perfecto. Revisá tu parte. Alto desafío para la cruz fija, sobre todo, Tauro, Leo y Acuario. Esto es importante. Por otro lado, siempre que está presente la energía de Acuario, corremos el riesgo de saltearnos los procesos. Como quien se fastidia con la lentitud de la computadora o del celular y decide reiniciarla cada dos minutos. Hoy estoy a pleno con las metáforas tecnológicas. ¿Viste lo que pasa cuando entramos en el vicio de apagar y volver a prender? Bueno, después empiezan a aparecer las notificaciones de “este programa cerró incorrectamente”, “no se guardaron los cambios”… Cuando vivimos en exceso la energía de Acuario y su regente moderno, Urano, salteamos los procesos. Entonces, con el tiempo, vienen las facturas de lo que no procesamos en su momento. Un ejemplo concreto de esto es que terminamos una relación, un proyecto, una forma de vida, antes de haberla agotado emocionalmente y a nivel orgánico. Porque las emociones y el cuerpo van muchísimo más lento que la mente. Entonces, a los dos años, a los cinco, a los diez, empezamos a tener recuerdos, tristezas y angustias de eso que pasó hace rato. ¿Cómo es posible, si eso pasó hace mil años? Bueno, es que el cuerpo y las emociones van mucho más lento que la cabeza. Insisto con esto. Entonces, volviendo al tema de la Luna Llena de este viernes: prestá atención a esas ganas de mandar todo a la mierda, por capricho, por un raye, por frustración… En ese caso, mi sugerencia, es que hagas el proceso, por más que sea incómodo. Si nos salteamos los procesos, vamos a cambiar personajes y escenarios, pero la situación se va a replicar. En cambio, si lo venís procesando hace rato, si le buscaste la vuelta, si lo comunicaste… Entonces tal vez sí llegó el momento de cambiar de rumbo. ¿Por qué hablo del proceso que nos lleva a cambiar? Porque Acuario tiene dos regentes: Urano y Saturno. Urano va rápido y responde al tiempo de las ideas y la mente. Mil cosas a la vez, sin continuidad, como un loco. Como el arcano del Loco del tarot. En cambio, Saturno va lento y hace el paso a paso. Entonces, el gran desafío acuariano es hacer procesos que lleven a esos cambios… Detalle no menor que solemos olvidar cuando hablamos de Acuario.  

Otro de los temas de esta Luna que aparece con esta Luna Llena en Acuario es cuál es el espacio que les damos a los vínculos. Si somos muy solitarios y no nos bancamos a nadie, porque tenemos la vara muy alta y creemos que nadie está a nuestra altura. El lado soberbio acuariano. O si siempre estamos con gente para llenar nuestros vacíos y si estamos buscando que las personas sean nuestros fans, que nos aplaudan, nos likeen todo y sean nuestro público devoto. El lado leonino que busca ser centro. Y no estoy hablando de las redes sociales, ¿eh? Esto se ve con mucha claridad en las redes, pero estoy haciendo referencia a los vínculos de carne y hueso. Si hay vínculo, hay ida y vuelta. Si hay vínculo, el otre puede estar en la suya y no lo tomamos de manera personal, como que no nos quiere o nos está rechazando. Si hay vínculo, el otre puede darnos un feedback que no nos cope del todo y no vamos a sentir que nos quiere lastimar o que no nos quiere. Y lo mismo para el otro lado. 

Por último, al eje Leo-Acuario lo podemos traducir en “lo personal es político”. Lo personal, Leo, es político, como sinónimo de colectivo, Acuario. O sea que puede ser interesante observar cómo estamos abordando nuestras problemáticas y dilemas. Si les echamos la culpa a cuestiones sociales, como si no fuéramos actrices y actores del colectivo del que formamos parte, o bien pensamos que “todo depende de mí”, como si no formáramos parte de una sociedad y un momento de la historia. Lo complejo e interesante es abordarlo como personal y como colectivo a la vez. Palabras clave: a la vez. Y acá levanto la bandera de la astrología, porque con ella aprendí, bueno, como si lo tuviera resuelto, sigo aprendiendo que las dos cosas son a la vez. Además, creo que necesitamos salir de lo individual y entrar en dinámicas colectivas, con todo lo que eso implica. Nuestra cultura no nos educó para eso. Así que, te sumo una pregunta más: ¿formás parte de colectivos?, ¿cómo te llevás con dinámicas grupales?, ¿cómo te llevás con el disenso en esos espacios?, ¿sólo te vinculás con personas que son iguales a vos? Ya te digo que cómodo no es y que no sabemos bien cómo hacerlo, pero que lo necesitamos y mucho.

Y como para ir cerrando con data astrológica, Acuario es un signo fijo, igual que Tauro, Leo y Escorpio. Por eso, si tenés algo en alguno de estos signos, vas a sentir esta Luna Llena más que otras. También podés revisar en qué casa te cae la Luna Llena, porque ahí es donde vas a estar terminando un ciclo. Por suerte, las amigas de Aprende Astrología dejaron una guía en su feed de IG. 

Bueno, mis amores, espero que tengan una linda Luna Llena. Gracias por estar ahí. Me pueden encontrar en redes sociales como @lu.gaitan, @astrolugaitan en TW y, si no, a través de mi página web, lugaitan.com. Un abrazo grande. 

,

Luna Nueva en Cáncer

Por Lu Gaitán

¡Hola, mis amores! ¿Cómo va eso? El 9 de julio tenemos una Luna Nueva en Cáncer. Así que estamos empezando un ciclo de seis meses. ¿De qué se trata? Quedate por ahí y te cuento.

Siempre que hablamos de Cáncer, pensamos en la figura de la madre y la familia. Eso dicen los manuales de astrología tradicionales y muchas veces reproducimos este imaginario sin darnos cuenta. Y, sobre todo, pensamos en la figura de la madre de hijes que ella misma gestó y parió. Todo muy normado. Pero ¿qué pasa si abrimos el símbolo de Cáncer y pensamos en la función de cuidado y autocuidado? Estamos yendo más allá de la idea de la madre como mujer que cuida a su prole, prepara la comida y toda su vida transcurre en el mundo doméstico. Lo canceriano típico. Cáncer también es el cuidado propio, el cuidado de los animales, de las plantas, de las personas que amamos. Lo canceriano implica generar vínculos de intimidad y de conexión emocional profunda. Con una misma y a quienes incluyamos en nuestra esfera de cuidado. Y este es un detalle interesante, porque lo canceriano hace referencia a lo endogámico. Decimos que algo es endogámico cuando no hay espacio para la diferencia, cuando solo nos vinculamos con personas que son de nuestra familia, clase social o raza. Y yo agregaría: especie. De hecho, el planteo antiespecista es exogámico porque asume que los seres humanos tenemos vínculos con otras especies y que esas otras especies tienen derechos igual que los seres humanos. Entonces, los seres humanos no estamos por encima de otres. Si no estamos por encima, no tenemos derecho a explotarles. Siempre tengo que meter la ficha. Ya sé. En esta línea, me parece súper interesante, a nivel astrológico, ver cómo estos días estuvimos hablando tanto de las aguas. El Mar Argentino, los animales que viven ahí, la posible exploración petrolera en el mar y la destrucción que esto traería. El Golfo de México prendiéndose fuego. El Rio Paraná en una crisis sin precedentes. Las aguas por todos lados. Cáncer es un signo de agua, por si alguna duda quedaba. 

Todo esto tiene que ver con la Luna Nueva en Cáncer que nos lleva a preguntarnos: cuál es la idea de familia que tenemos, qué es lo que vamos a proteger, qué es lo que vamos a cuidar, qué vínculos vamos a nutrir y qué es lo que vamos a dejar afuera. Además, Venus y Marte en Leo hacen oposición a Saturno y cuadratura a Urano. Entonces, ¿cuáles son los proyectos, vínculos y espacios que hoy sentimos alimentar, cuidar y proteger? Siempre que está presente la energía de Cáncer, aparece el pasado, nuestra historia personal, familiar y colectiva. Entonces, ¿qué de todo lo que vivimos, sentimos y experimentamos en el pasado tiene sentido seguir alimentado hoy? Por favor, no caigamos en esa falacia que sostiene que todo lo que es del pasado es malo y todo lo que es del futuro es bueno. Y al revés tampoco: no todo lo del pasado es bueno ni todo lo que viene del futuro es malo. Para quienes saben de astrología, estoy hablando del vínculo entre el pasado y el futuro porque estamos en presencia de una Luna Nueva en Cáncer, con Saturno y Urano activos. Estamos en momentos donde tenemos que articular y hacer dialogar el pasado y el futuro, desde lo que sentimos hoy. 

Entonces, puede ser que por estos días decidas dar un paso en relación a algo que deseas hace mucho tiempo. Puede ser que siempre hayas querido dedicarle tiempo a tu parte esotérica y te daba cosa el qué dirán, pero hoy lo sentís con mucha fuerza y ves que cada vez hay más gente hablando de esoterismo. Entonces, por fin, te anotás en ese curso de astrología, tarot o registros akáshicos. Puede ser que hace tiempo te venís preguntando por la forma en que te alimentás y querés volver a la comida del pasado, la comida casera, la comida de verdad y dejar la comida que no es comida que viene en paquetes y está llena de químicos y conservantes. Entonces, por fin, te conseguís el bolsón de verduras y frutas agroecológicas. Puede ser que hace tiempo que tenés ganas de mudarte a un lugar que esté lejos de las grandes ciudades. Así que, te deseo que encuentres tu casita, un lugar donde te sientas a gusto. Puede ser que hace rato que venís trabajando con tu infancia, el vínculo con tu familia de origen, dándole mil vueltas y, por estos días, hay algo que se destraba dentro tuyo y empezás a crear otra forma de vida, más allá del legado familiar. Pero ya no lo hacés desde el enojo, sino desde el reconocimiento de que todas esas experiencias forman parte de tu vida. Y si venís pateando la pelota para hacer constelaciones familiares, biodecodificar o hacer registros akáshicos, este es un gran momento. No porque las cosas se vayan a resolver rápida y mágicamente, sino porque formamos parte de un entramado colectivo y eso es, ni mas ni menos, que la familia y el árbol del que venimos. Puede ser que hace rato que estás buscando vincularte de otro modo, generando espacios de intimidad, pero sin quedar completamente pegada al otre. Esto no depende exclusivamente de vos, pero en la medida en que te hagas cargo del deseo de vínculos íntimos, respetuosos y que den cierta seguridad, hay más chances de que eso suceda. Hace un par de semanas vi una película documental con la que me lloré todo, que se llama La sabiduría del trauma. Estaba para ser vista online pero ya no más. Me quedé con varias cosas dando vueltas: la primera es que los seres humanos necesitamos vínculos/espacios donde ser genuinos, donde podamos mostrarnos de modo sincero. La segunda es que los primeros años de vida son fundamentales en la conformación de la psiquis. Algo que ya sabemos pero que viene bien recordarlo en la Cáncer sison. Y, por último, que lo que genera angustia y ansiedad son los episodios dolorosos de nuestra experiencia de vida que quedan en secreto, que no son verbalizados, que no son expresados. Entonces, Luna Nueva en Cáncer puede traer la necesidad de revisar nuestra historia de vida, una vez más, para generar algo diferente. Y digo esto porque la Luna Nueva en Cáncer está en sextil a Urano. 

Por ultimo, quiero decirte que podés revisar el feed de las amigas de aprende astrología, porque van a dejar una guía para que veas dónde te cae la Luna Nueva en Cáncer. Donde sea que te caiga, es donde vas a estar empezando un ciclo nuevo. En seis meses vemos qué onda. Y, como siempre digo, la Luna Nueva es para todes pero especialmente para quienes tienen algo de Aries, Cáncer (obvio), Libra o Capricornio. 

Bueno, que tengas un gran comienzo de ciclo. Gracias por estar ahí y por compartir este capítulo en tus redes sociales.   

,

Mil platos

Por Nano Barbieri

Gritalo más fuerte porque con cada gol que conviertan en la Copa, DirecTV dona mil platos de comida para toda América Latina. Palabras más, eufemismos menos, el relator de la Copa arenga con esta consigna en cada uno de los juegos. La letra chica avisa que incluye los goles por tiros desde el punto de penal, que presumimos serán muchos. Más goles, más platos de comida. Lo escuché decenas de veces en los primeros partidos del torneo, sin sorpresa, casi con indiferencia, mientras miraba jugar a Argentina. Porque jugamos bien, tenemos la pelota, y cuando no, defendemos aguerridos. Me identifica el equipo, es humilde en su presentación. Gritalo más fuerte, repetía la publicidad. ¿Doble cinco? Y sí, a veces sí. Doble cinco y qué. Mil platos por cada gol, para alguien que lo necesite en Latinoamérica. Parecen muchos, mil platos. Contra Bolivia fueron cinco mil platos de comida. Cuatro mil fueron nuestros.

Fue esa noche, jugando contra Bolivia, mientras Messi caminaba sobre una alfombra hecha a su medida, que me llegó un mensaje de N.: ¿Estás viendo el partido? ¿Escuchaste lo de los platos de comida? No se hace una promo con eso. Fue un baldazo. No sabría decir si me incomodó más la certeza de la banalización de la pobreza o mi propia desconexión con esa evidencia. ¿Cómo no me había dado cuenta? ¿En qué lugar de la cabeza entraba y salía esa información sin filtrar? ¿Cómo no me había hecho el ruido suficiente esa descarada promoción de un circo romano del hambre? 

En el mundial 2018 y la Copa América de 2019, DirecTV -a través de su ONG Generación DirectTV- donó a American Powerchair Football Confederation 100 dólares por cada gol convertido. Pero para este año, ese difuso concepto de solidaridad llamado Responsabilidad Social Empresaria, trastocó los aportes de modo de volverlos más visibles y efectivos en función de su retribución simbólica. Ya no van a ser los dólares impersonales, sino que ahora la compañía aportará 1000 platos de comida a la Red Global de Banco de Alimentos para distribuir en Latinoamérica. Un plato para cada persona hambreada, aunque condicionada al hecho de que los futbolistas consigan romper las redes de los arcos. ¿Qué pasaba con los platos de comida si el partido empataba en cero? ¿Debemos suponer que, si el partido terminaba en cero, aquellos cinco mil platos de comidas quedaban guardados por acción del azar? ¿Era necesario el giro lúdico para una actividad enfocada nada menos que en el hambre?  

No es la acción solidaria, sino la propia retórica de la colecta lo que la invalida. No ya la falta de referencia o de reflexión sobre causas del hambre ni de la desigualdad, o de la pobreza como creación humana, en palabras del multicitado Mandela. No hay expectativas en ese sentido durante un partido de fútbol. Pero la lotería de la vida, esa figura estática de las condiciones de vida en las que se nace, se vive y muere según la suerte de origen, no hace más que inactivar toda idea de transformación. Ojalá tengan la suerte de “ganar” un plato de comida. 

La socióloga Alicia Gutierrez sostenía que los acercamientos a la pobreza con frecuencia responden más a lo que los pobres tienen para dar que a aquellas cosas que tienen en falta. En este caso, no hay dudas: un juego, una publicidad y la impalpable mercancía de la banalidad del bien.

,

Luna llena en Capricornio

Por Lu Gaitán

¡Hola, mis amores! ¿Cómo va eso? Este 24 de junio tenemos la Luna Llena en Capricornio. Como siempre digo, la Luna Llena cierra un ciclo que empezó hace seis meses con la Luna Nueva. Así que me parece necesario y fundamental que te preguntes ¿qué era de tu vida en enero del 2021? ¿Y ahora? ¿Cuál es la conexión que encontrás? Si es que la encontrás, obvio. Fijate que en enero solemos hacer las intenciones del año nuevo gregoriano. ¿Qué pasó con todo eso? ¿Pusiste manos a la obra o simplemente lo dejaste en la formulación del deseo? Hay un detalle interesante y es que Capricornio es una energía cardinal. O sea que tiene la fuerza que tienen los signos iniciadores. Una vez me dijeron que Capricornio es como Aries pero de Tierra. Me pareció una gran explicación. Porque tiene la fuerza del deseo, pero es un deseo que se sostiene en el tiempo, que no se arrebata y va paso a paso. Hay otro detalle interesante sobre la energía de Capricornio, que no solo les da importancia a los procesos y los ritmos orgánicos (o sea, nada que sea apurado), sino que también actúa en función del contexto en el que vive. Entonces, es un deseo que está situado, que no es en el vacío. Un deseo que registra el contexto de época en el que vive. Este es uno de los riesgos de Capricornio: solo registrar lo que es posible según el contexto, como si no hubiera espacio para hacer absolutamente nada, ni mover ninguna ficha. 

Esta tensión, entre el deseo del individuo y el contexto en el que opera, me interpela. El New Age le da mucha importancia al deseo individual. Es un poco “si querés, podés”. También tiene algo de meritocracia. Como si todas las personas estuvieran en igualdad de condiciones y oportunidades. Mientras que las visiones que le ponen todas las fichas al contexto material, concreto, de época, suelen aparecer en las miradas más vinculadas a las ciencias sociales. Entonces, hay muchas cosas que no se pueden porque el contexto no habilita. Cuando hablo de esto, pienso en el tema de la alimentación y cómo muchas personas se excusan en que no pueden cambiar su forma de comer porque la pobreza y el desempleo. Y obvio que esas variables son importantes y están operando, pero muchas veces es una excusa entre personas que sí tienen los recursos y la información para alimentarse de otra manera. Otra de las excusas que suele aparecer es la de la tradición. “Siempre se hizo así, entonces tiene que seguir siendo así”. Bueno, no. Yo sé que parece que esto no tiene nada que ver con la Luna Llena en Capri, pero lo tiene, porque Cáncer y Capri son el eje de la tradición y la Luna Llena se arma en trígono a Urano en Tauro (el tránsito que nos habla de los cambios en la alimentación a nivel colectivo, entre muchas cosas) y porque lo canceriano y lunar es la nutrición. Además, sé que hay muchas personas transicionando y haciéndose preguntas sobre todo esto. Entonces, puede ser interesante que observes qué era de tu vida hace seis meses y qué está pasando ahora en relación a eso.  

Como toda Luna Llena, puede pasar que tengas insomnio (obvio que no aplica si siempre tenés problemas para dormir), que estés más intensa que de costumbre (a nivel emocional)… y también puede pasar que todo se esté moviendo alrededor, que tengas noticias que venís esperando hace rato o que a vos te caigan fichas de cosas que venís procesando hace tiempo. Y de repente es como si se armara el rompecabezas interno/externo. Digo esto porque, además de la Luna Llena, Mercurio se puso directo el 22 de junio. Como es una Luna Llena en Capricornio y Mercurio se puso directo en Géminis, sea lo que sea que esté pasando, intentá no ser muy dura con vos misma, no te castigues. La energía capricorniana saturnina puede ser muy juiciosa, muy dura, muy rígida. Que se exige a sí misma pero también tiene la vara muy alta con los demás. Tiene también un alto perfeccionismo. Esa es una versión, pero no es la única. También está presente el arquetipo de la anciana sabia, que ya vivió mucho y ya vio mucho, entonces no se escandaliza ni hace demasiado drama por cosas chiquitas. Mientras digo esto, se me viene a la mente la imagen de la Abuela Margarita. Si no la conocés, googleala, porque era una señora muy muy hermosa. Esto no quiere decir que tengas que estar más allá de todo, que nada te atraviese ni nada te interpele, como si fueras una gurú new age, vibrando alto mientras el mundo se cae a pedazos y hay sufrimiento por todos lados. No es eso lo que te estoy proponiendo. Lo que estoy diciendo es que a veces les damos exagerada importancia a cosas que, con el tiempo, nos damos cuenta que no eran para tanto. O sentimos que el otre nos está clavando una daga con su accionar cuando simplemente está haciendo su vida. Obvio, no estoy hablando de las personas que tienen la intención de dañar, como puede ser un troll de redes sociales, un psicopáta o un sociópata. Estoy hablando de otro tipo de situaciones… Le decís a tu amiga de hacer un plan y no puede porque está con mil cosas y lo vivís como un rechazo; hiciste una publicación en redes sociales y no tuvo tantos likes como esperabas y sentís que nadie te quiere, pero también puede ser el horario en que lo publicaste, el algoritmo de Ig que es bastante mala onda y también puede ser que haya cosas que pulir, pero no me parece que tengas que castigarte por eso. ¿Cuáles son los indicadores astrológicos que me hablan de esto? La Luna Llena en Capri, Saturno en Acuario que rige a Capricornio y que la Luna Llena se arma en cuadratura a Quirón. Las exigencias y el dolor que puede venir con eso. 

Por otro lado, cuando pienso en la Luna Llena en Capri, pienso en Hécate. Hécate es la anciana que vive sola en el bosque. Es una bruja. Pero hay un detalle interesante. Ella vive esa soledad con mucho placer. Y esa soledad no es aislamiento. De hecho, en la versión feminista del mito de Perséfone (¿te acordás que era la chica que fue secuestrada por su tío?), Hécate es la que ayuda a Démeter, la madre de Perséfone, a recuperar a su hija. Entonces, no es que Hécate vive sola en su paraíso individualista y el resto del mundo que se cague; ella activa y se une a otra mujer cuando la situación lo amerita. Entonces, otra pregunta que se me ocurre hacerte para esta Luna Llena es ¿qué pasa con la soledad? ¿Es aislamiento y en tu metro cuadrado todo bien? ¿Es conexión con vos misma, pero hay registro de lo que pasa a tu alrededor? Y con esto no solo estoy haciendo referencia a lo que pasa a tu alrededor, con tu familia, tus amigues, tus plantas y tus animales. Estoy hablando de lo que pasa en el mundo, a nivel colectivo. O puede pasar todo lo contrario. Que estés trabajando y cumpliendo con todas tus obligaciones, pero nunca hay tiempo para el no hacer, para el placer, para estar tranqui… Obvio que no todo el mundo tiene el espacio para descansar, tomarse mini vacaciones o cocinarse algo rico. Pero muchas veces nos ponemos excusas y no nos hacemos el tiempo, porque estamos queriendo tapar algún vacío con nuestro lado híper activo, o porque creemos que valemos en la medida en que somos productivas. El filósofo coreano habla mucho de eso, con la autoexplotación del trabajo independiente y, también, hay un marxista capricorniano que se llama Paul Lafargue que habló, hace muchos años, del derecho a la pereza. 

Bueno, mis amores, ya llegamos al final, sé que tiré mucha data y tal vez necesites escuchar de vuelta el capítulo. Por otro lado, las amigas de Aprende Astrología dejaron en su feed de Ig una guía para que sepas en qué lugar de tu carta te cayó la Luna Llena. Ahí donde te cayo la Luna Llena, se está terminando un ciclo. Que se termine un ciclo no es nada malo, también podés sentirte muy a gusto porque estás recolectando los frutos de tu trabajo. Eso también es Capricornio. 

Y ahora sí, ya terminamos. Gracias por estar ahí y compartir este pódcast en tus redes sociales. Un abrazo enorme. Les quiero mucho. 

,

Elogio de la decadencia

Por Nano Barbieri

“Todos son una generación perdida”. Con esta cita de Gertrude Stein empieza la Fiesta de Hemingway. Recordé la frase mirando el capítulo de reencuentro de Friends, la comedia que capturó la atención de al menos un par de generaciones. Pero, a diferencia de la connotación primera de aquella cita, y lejos de verlo como algo frustrante, sugiere, por el contrario, algo así como una experiencia de reconciliación. 

Cuentan que Stein vio desde su casa el modo en que el dueño de una cochera despedía a un tipo desganado, un empleado joven algo desentendido de su trabajo al grito de “¡Todos ustedes son una generación perdida!”. ¿Quién no recibió en su adolescencia o en su juventud el mensaje de formar parte de una generación perdida, o desencontrada al menos con los valores predominantes? Acaso fuera eso, también, un elogio. ¿Por qué no? El sentimiento –no siempre impostado– de que ya no habrá otro tiempo igual, ni otro actor u otro futbolista al que nosotros pudimos conocer congela el tiempo en un lugar de sinsentido para las generaciones venideras y garantiza, a modo tal vez de consuelo, que hemos vivido aquel momento único que lleva décadas o siglos en repetirse. Una generación: nuestro cometa Halley.  

La serie Friends fue el retrato quirúrgico de un modo de juventud, una especie de paréntesis experimental de amistades, relaciones afectivas y trabajos aleatorios entre la primera juventud y la edad adulta. Magistralmente caracterizado, ese margen permitido antes de “sentar cabeza” es el marco en el que los seis personajes ocupan dos departamentos y una cafetería hablando sobre nada y todo a la vez.  Muchos nos sentimos muy identificados con ellos, con ese tipo de humor y con esa idea de compañía incondicional de los amigos. El carácter universal y, en cierto sentido, atemporal de esta identificación tiene al menos dos explicaciones. Una, la genialidad de sus creadores. Dos, una impresionante homogeneización cultural. 

Pero hay una idea de decadencia que me resulta particularmente atractiva y fue el disparador de este comentario. Cuando, casi treinta años después de aquel primer capítulo, se juntaron los protagonistas de la serie, ahora en su condición de personas y no ya de personajes, es imposible disociar la actualidad de ellos con lo que hubiera sido una continuidad de sus vidas como los personajes de la tira. Y parecen, o lo son, una parodia de sí mismos. Lógicamente avejentados, algunos con mayor naturalidad, otros menos, pero apegados, casi como una fatalidad, a los personajes que interpretaron en su juventud. Como un encuentro con viejos amigos del colegio. ¿Están realmente ahí? ¿Son ellos mismos? Y de repente una mueca, una forma de toser o el modo de acomodarse la ropa los trae de vuelta, como una aparición, en toda su dimensión. Es un momento de una dignidad inmensa y, también, la manifestación de cierta decadencia.

El tiempo es la democracia de cualquier mortal, dice Florencia Angiletta hablando, también, de Friends, de las sensaciones que arrojó al mundo este ansiado reencuentro. ¿Qué nos queda cerca, qué nos queda lejos? Tal vez esa sea una manera de ver el tiempo, una cuestión de distancias sobre el punto en el que nos vemos. Y ahí estaban ellos, los seis, sentados sobre sus nostalgias, a una distancia asombrosa de aquella época, evidenciando modos tal vez demasiado higiénicos de vida, pero anclados, como una promesa, sobre aquella manera de sentir la vida. La nostalgia es nuestra, y la decadencia también. Y el futuro es definitivamente encandilante hasta que estamos, finalmente, parados sobre él. 

Tal vez el destino de cada generación sea el de ser, por mérito propio, una generación perdida. Irrepetible. Como un juego con reglas autodestructivas. ¿Se pueden enviar promesas hacia el pasado?, se preguntaba John Berger en El Cuaderno de Bento: el camino anverso de la botella en el mar. Y, si se pudiera hacer, prometería, tal vez, llevar intacta como un alambre de acero a la cuerda que tensa el resplandor de las primeras promesas con las consecuencias de todos los esfuerzos por mantenerla encendida. Porque ahí, en eso que se llama con cierta malicia La Decadencia, justo ahí está el orgullo de haber pertenecido, como tantos, a otra generación perdida. Una más. Única también. La nuestra. 

,

Luna Nueva en Géminis

Por Lu Gaitán

Hola, mis amores, ¿cómo les va? Hoy les quiero contar sobre la Luna Nueva en Géminis. Esta Luna Nueva es especial ¡porque viene con eclipse! En el capítulo anterior de Bruji Pop hay una breve explicación de qué significan los eclipses para la astrología. Por si querés ir a escuchar. 

Cada Luna Nueva marca el comienzo de un ciclo de seis meses. O sea que lo que esté comenzando por estos días va a concluir en diciembre de este año. Ahora, detalle no menor es que este comienzo es un comienzo con todo, porque eclipse implicado. ¿Para quiénes? Para todes, pero especialmente para quienes tengan algún coso en Géminis, Virgo, Sagitario o Piscis en su carta natal. Digo coso para resumir si es planeta, asteroide, Lilith, nodo o ascendente. Si no tenés nada, fijate dónde cae la Luna Nueva en tu carta natal, en base a la guía que hicieron las amigas de Aprende Astrología. Lo dejaron en su feed de Ig. 

Bueno, entonces, ¿qué es lo que traen esta Luna Nueva y eclipse? Con Sol, Luna, Mercurio y Nodo Norte en Géminis. Un nuevo comienzo, pero ¿de qué? Creo que se trata de un nuevo comienzo en materia vincular y, sobre todo, en los vínculos de amistad, hermandad y compañeres de la vida, porque eso es Géminis. Pero también puede hablar de la necesidad de estudiar algo nuevo o de empezar a compartir información desde otro lugar. Tener un pódcast, escribir un libro, un newsletter, un canal de YouTube, uno de Telegram o empezar con los videos de Tik Tok. Ay che, cómo me cuesta Tik tok. Bueno, esto es para otro momento. Es interesante porque el Nodo Norte entró en Géminis en mayo del año pasado y desde entonces apareció una gran cantidad de redes sociales, más allá de la hegemonía de Instagram y Facebook. También nos empezamos a topar con esto que llamamos fake news, o sea, noticias falsas o con fuentes de dudosa procedencia. Y también empezamos a preguntarnos por la verdad. ¿Qué es la verdad en este mundo posmoderno? ¿Qué es la verdad cuando todas las fuentes de información están vinculadas a los sectores de poder? ¿Quién o quiénes construyen las narrativas que le dan sustento a este modelo productivo? ¿Cuáles son las voces que pueden expresarse en relación a determinados temas y cuáles no? Todo esto es lo que se estuvo planteando en relación al Nodo Norte en Géminis y el Nodo Sur en Sagitario. 

Bueno, entonces, volviendo a la Luna Nueva y eclipse en Géminis, lo que quiero decir es que se trata de nuevos comienzos en materia de comunicación. Yo te diría que, teniendo en cuenta que Mercurio está retro y Venus y Marte están en Cáncer, recuperes ideas que venís masticando hace tiempo y que las actualices en función del contexto actual. Del entorno y lo que vos sos ahora. Por otro lado, hace días que vengo recordando un relato de Eduardo Galeano (creo) que leí hace mucho tiempo sobre la conquista de América. Parece que los pobladores del Caribe vieron llegar desde el horizonte unos monstruos. No sabían qué era lo que estaban viendo. Llamaron al chamán para preguntarle qué era ese ser que se acercaba lentamente a sus orillas. El chamán estuvo muchas horas viendo el horizonte, intentando decodificar esa información. No podía entender ni decir qué veía porque las palabras que usaba para referirse a los objetos y a las vivencias de su vida cotidiana no podían dar cuenta de ese monstruo que se acercaba. Pasaron muchas horas, incluso días, hasta que pudo ponerles nombre a esas naves gigantes de los conquistadores europeos. Nunca había visto barcos de esas dimensiones, nunca había visto a seres humanos vestidos de ese modo. Por eso no tenía palabras ni imágenes internas que pudieran dar cuenta de ese fenómeno. Creo que así estamos ahora: revisando nuestras categorías mentales, las palabras, las metáforas y los símbolos que usamos para explicar nuestras vivencias. ¿Qué vivencias? Las de este mundo pandémico, de colapso ecológico, de deconstrucción feminista y de apertura a otros planos de información. Como el chamán sentado en la orilla viendo el horizonte, estamos buscando data en nuestro disco rígido interno para decodificar las vivencias de este momento. 

Es cierto: la Humanidad ya atravesó otras pestes, otras crisis económicas, agotamiento de modelos productivos, conflictos bélicos de gran escala que dejaron un tendal de muertos, sociedades polarizadas, conquista de nuevos territorios y exterminio de poblaciones, pero esta vez es diferente. Por el alcance de la tecnología, por la globalización y por la crisis ecológica en la que estamos. Entonces, nuestras memorias y las palabras que usamos para explicar las vivencias de este momento sirven, pero se quedan cortas. Tenemos que imaginar otros mundos, otros discursos, otras narrativas. Como decían a fines de la década del 60, la imaginación al poder. O como sugieren autores como Donna Haraway, cuando nos invita a leer ciencia ficción para abrirnos a otras perspectivas. Esta es una Luna Nueva para crear otros imaginarios, otros discursos, otras formas de vincularnos, no solo con humanos, sino con todo lo que nos rodea. Después de todo, Géminis es el entorno inmediato. Para algunas cuestiones, las palabras, los discursos y las vivencias que están en nuestra memoria, individual o colectiva, van a servirnos y, para otro tanto, vamos a tener que crear nuevas narrativas y formas de vivir. De ahí la importancia de la imaginación y eso es algo que viene con Neptuno. Detalle astrológico para vos, que estás esperando la data astrológica: Mercurio rige a esta Luna Nueva. Estrictamente diríamos que Mercurio es el Dispositor de esta Luna Nueva en Géminis y, al momento del eclipse, está retrogradando y haciendo cuadratura a Neptuno. De ahí la importancia de revisar las ideas e imaginar otras formas de vida. 

Bueno, lindores, espero que tengan una hermosa Luna Nueva y eclipse. Puede pasar que no se reconozcan por estos días, que el vínculo con sus amigues y colegas esté cambiando, así que dense tiempo. Cuando Mercurio se ponga directo, ya más cerca del

Solsticio, probablemente tengan una mayor claridad. 

Les mando miles de besos y les quiero infinitamente. Gracias por compartir este pódcast con tu gente querida y en tus redes sociales. 

,

Luna Llena en Sagitario

Por Lu Gaitán

¡Hola, mis amores! ¿Cómo va eso? Bueno, ¿qué decirles? Estamos con Luna Llena en Sagitario y es Eclipse. Antes de meterme con los detalles astrológicos de esta Luna Llena, voy a hablarles de los Eclipses para la astrología. Un poco, nada más, cómo para meternos en tema.

Los Eclipses en astrología se arman cuando la fase de Luna Nueva o de Luna Llena ocurre cerca de los Nodos lunares. Cuánto más cerca de los nodos, más potente ese Eclipse. ¿Qué son los nodos? Larga historia hecha corta: son dos puntos en la órbita de la Luna, no son cuerpos físicos, son puntos matemáticos. Hay un punto que se llama norte y otro sur, también conocidos como cabeza de dragón y cola de dragón respectivamente. ¿Qué data traen los nodos? Acá la cosa se pone esotérica heavy metal. Está la versión que dice que el Nodo norte, la cabeza del dragón, nos habla de la misión que debemos llevar adelante en esta vida para evolucionar, mientras que el Nodo sur, la cola del dragón, es el legado de vidas pasadas que debemos dejar atrás. Me cuesta un poco pensar en la misión o el propósito de vida, siento que es muy determinista y esencialista. Entonces, yo diría que el Nodo norte nos marca una dirección hacia donde tenemos que ir con la memoria del Nodo sur aprendida, no descartada ni rechazada, sino incorporada. Entonces, este Eclipse del 26/5 es un Eclipse de Nodo sur. Es un Eclipse en Sagitario. ¿Qué es lo que tenemos que dejar atrás entonces y qué es lo que tenemos que desarrollar? Nuestros dogmatismos y rigidices. En todo sentido. Pero tampoco se trata de ser un barrilete, eh, o volvernos mega posmodernas, donde todo vale y todo depende. Esto último sería una exageración del Nodo norte en Géminis. Hay un detalle interesante y es que esta Luna Llena ocurre en cuadratura a Júpiter en Piscis. Entonces, esta Luna Llena es reveladora porque deja en evidencia si nos agarramos a nuestros ideales (políticos, espirituales) desde la rigidez ideológica, desde el dogmatismo o si es algo más sentido, más profundo. Una suerte de verdad más interna y más sentida. Del alma.

Esta Luna Llena deja en evidencia todo lo que no es verdadero ni sentido, en un nivel profundo. Más emocional, más interno. Lo que no es una coraza o una identidad que armamos, copiando a otres porque creemos que dicen la posta. Creo que todes tenemos personas que funcionan como referentes y, a veces, en nuestro afán por cambiar, compramos discursos pero esos discursos no están realmente internalizados. Esta Luna Llena, creo, se trata de eso, de ser verdaderas. Estoy pensando en la diosa Durga de la mitología hindú. Ella deja en evidencia todo lo que es falso y lo destruye. Es la diosa de la verdad, en un sentido místico. Entonces, cuando vengan los miedos por el Eclipse, porque todes entramos en paranoia, solo queda confiar en que, como dice el curso de milagros, “nada real puede ser amenazado”.

¿Qué pasaba en tu vida hace seis meses? Diciembre de 2020. También fue un Eclipse. Puede ser interesante el ejercicio, igual que con toda Luna Llena que cierra un ciclo. Fijate dónde te cae la Luna Llena en tu carta. Ahí estás cerrando un ciclo, una forma de ser. Por suerte, las amigas de @aprendeastrologia hicieron una guía para vos, donde te ayudan a ver dónde te cae.

A nivel individual puede ser que estés con insomnio (no vale si siempre tenés problemas para dormir) o que estén pasando muchas cosas. Los momentos donde hay Eclipses potencian bastante la habitual intensidad que tenemos durante la Luna Llena. Entonces, puede ser que estés con muchas revelaciones o dándote cuenta de muchas cosas. Que algunas cuestiones que venían muy lentas, por fin se destraben. Que se destraben no quiere decir que vayan a ser para nuestro gusto y piacere. Creo que es necesaria la aclaración. Por otro lado, me parece interesante hacer una aclaración y es que, si bien los Eclipses son aceleradores de procesos, a fines de este mes, Mercurio empieza a retrogradar en Géminis. Yo sé que todes odian las retrogradaciones de Mercurio, pero, en este caso, creo que lo vamos a agradecer, porque este año viene muy acelerado (¿soy yo sola la que siente que todo va muy rápido?). Así que la retrogradación de Mercurio creo que nos va a dar la oportunidad de procesar todo lo que veamos y todo lo que decidamos por estos días. Suele pasar que con las Lunas Llenas (y con los Eclipses mucho más) tomamos decisiones que a veces son un tanto radicales. Y no es que está mal eso, pero a veces cortamos los procesos antes de tiempo. Y como los cortamos antes de tiempo, después estamos meses y a veces incluso años procesando la decisión que tomamos. Entonces, Mercurio retro va a ser la oportunidad para ver bien si queremos hacer eso que con la Luna Llena y el Eclipse se hizo evidente.

Los Eclipses están muy vinculados a los grandes movimientos colectivos que vivimos en el mundo. Entonces, también puede ser interesante hacer el ejercicio de observar qué pasaba a nivel global y qué pasa ahora. Te tiro una para que veas: el Eclipse de diciembre del año pasado se vio en la Patagonia. Hay una vieja tradición astrológica que sostiene que ahí donde se vean los Eclipses serán espacios muy movidos en el próximo tiempo. Bueno, en estos meses hubo una gran cantidad de incendios en la Patagonia y hace dos meses empezaron a caminar las mujeres indígenas del sur de Argentina para manifestarse en contra del terricidio, un concepto que engloba las prácticas abusivas y extractivistas de este modelo productivo y los feminicidios que sufrimos las mujeres y femineidades. Metete en el perfil del Movimiento de mujeres indígenas por el buen vivir en Ig. Es fundamental que esas voces sean escuchadas.

Bueno, lindor, me voy, espero que tengan una hermosa Luna Llena. Tenete paciencia que todo este mundo está cambiando muchísimo y nosotros en él. Entonces, a veces nos desconocemos y las recetas que servían antes, ya no. Fijate, pensá, sentí qué es lo importante para vos ahora. Creo que es fundamental que dejemos de pensar solo en clave individual, que revisemos cuál es el legado que queremos dejar en este mundo y si nuestros sueños y utopías solo incluyen nuestro metro cuadrado.

Un abrazo grande grande, les quiero infinitamente.

,

10 sobre Andrés

Por Nano Barbieri

En el auge de la acusación, vale intentar una banca. Y aunque no lo necesite: Andrés Calamaro. Porque creo que a las bandas sonoras de la vida se las respeta, abro la puerta como un poeta fértil, dándose a conocer. 

1- Calamaro dedicó su insomnio a jugar con Twitter, la red que rinde homenaje al pecado original de hacer un universal de un particular. Entendió que la polémica era el único lenguaje posible. Algo inentendible para el mundo de las consignas. Fue juzgado con la contra-vara: el apego a la literalidad. La fábrica de bobos.

2- Maneja la prolijidad danesa de Alta Suciedad y el caos conurbano del Salmón con igual maestría. Y si descuida la coherencia es porque acaso simplemente no la considere un valor. Tal vez la incomodidad sea su ruta. Será mejor así.

3- Le rindió el mejor homenaje a la amistad para su mentor, Miguel Abuelo: “Todavía te envidio algunos versos, como aquel de los pedazos rotos del espejo interior”. Y tenía buena piña, Miguel. “Tuve la extraña y pura suerte de estar cerca de él”. Tal vez su canción más hermosa. 

4- Es un jugador de equipo, como pocos lo fueron, como pocos lo son: grabó con Cantilo, Gieco, García, Páez, Pappo, Los Palmeras, Julio Iglesias, Intoxicados, Estelares, Ceratti, Sabina, su propio hermano Javier, Ratones, Bersuit, Celeste Carballo, Damas Gratis, el Indio y tantxs. 

5- Es el rey de la nostalgia. Todo lo demás también, El novio del Olvido, Elvis está vivo o mucho más atrás, desde el año 88, al menos. Me olvidé de los demás: “Cruzo la Carretera Sur con amabilidad”. No me pidas que no sea un inconsciente. ¿Paloma? Interminable lista. 

5- “No me importa en qué lío se meta Maradona, es mi amigo y es una gran persona el Diez”. Que discutan los demás. En Cargar la Suerte, Calamaro define a su Mafia: mi amistad y mi riñón, una cuestión de gratitud. Algunos nos sentimos de alguna manera, amigos. ¿Está mal? “Cuando ladra la moral, en modal inquisición”. 

6- Hablar de cierta risa sobre el uso de la rima o lo elemental de las canciones. Fontanarrosa decía que la simpleza es un punto de llegada, nunca de partida. Al que no le guste, que recoja los restos de “No habrá flores en la tumba del pasado”, acaso un resumen de época en escasas 8 palabras. 

7- Fue telonero y compañero de la gira por España del cantante y poeta más grande del siglo XX. Dylan lo llamó el “Rey del ritmo”. Una de las canciones favoritas de Andrés es “Emotionally yours”. Ahí está él, se nota y le encanta. Eso también es Honestidad Brutal.

8- Conocedor profundo de la música y la cultura popular latinoamericana. Tango, el vastísimo universo del folclore, rock. ¿Lo vieron tocar en vivo?: ese es el primer respeto. I know my song well before I start singing, Dice Dylan, comparte Calamaro. 

9- El gesto más progresista posible es mover las aguas calmas del consenso estanco. Con buena leche, es algo para agradecer. Con mala leche, es acusación. Una más, y van, de la policía virtual. 

10- A las bandas sonoras de la vida, otra vez, se les agradece. 

,

Luna Nueva en Tauro

Por Lu Gaitán

Hola, mis amores, ¿cómo les va? Tanto tiempo. Les quiero contar que estamos empezando un nuevo ciclo de seis meses. ¿Cuándo? Con la Luna Nueva en Tauro del martes 11 de mayo. Esta Luna Nueva tiene una particularidad y es que abre la temporada de eclipses. Tenemos un eclipse el 26 de mayo, luego otro el 10 de junio. Un detalle interesante es que la Luna Llena en Tauro dentro de seis meses también va a ser con eclipses. Ay, bueno, sí un montón de data que quiero compartirte. 

Lo que quiero que sepas es que este martes 11 de mayo empezamos un ciclo lunar cuyos frutos veremos en seis meses. Este ciclo es para todes, pero especialmente para quienes tienen algo de Tauro, Leo, Escorpio o Acuario en sus cartas natales en los últimos grados de esos signos. También podés revisar en qué casa te cae la Luna Nueva y en qué área de tu vida estás comenzando algo. Lo importante es que las amigas de aprendeastrologia prepararon una guía para que sepas dónde te cae y qué es lo que está comenzando. 

Para hablar de la Luna Nueva en Tauro, quiero hablarte de varias cosas. Si pienso en Tauro, pienso en la Pachamama. Seguro que la escuchaste nombrar mil veces. Además, hace poco tuvimos el Día de la Tierra, así que las redes sociales se llenaron de mensajes a la Pacha. La Pachamama es adorada por los pueblos de los Andes. Pachamama es la diosa de la fertilidad que rige a las siembras y a las cosechas. Está personificada en las montañas y es la responsable de causar terremotos. Es una deidad a la que se le hacen distintos tipos de ofrendas en la vida cotidiana para que nunca falte el alimento. Pero las ofrendas también son una forma de pedir perdón por los daños a la tierra. La Pachamama tiene hambre seguido, o sea que hay que hacerle ofrendas constantes porque, si no, provoca enfermedades. Por esta razón, algunas culturas le entregan hojas de coca y animales. También hay versiones que sostienen que se le entregan bebés y niñes en sacrificio. Durísimo para la psiquis judeocristiana. 

Y esto me lleva a otro personaje mítico: la querida Lilith. Bueno, querida para mí, porque es un personaje mucho más potente de lo que creemos. Larga historia hecha corta: Lilith fue la primera mujer de Adán, se reveló porque no quería coger siempre del mismo modo, esa fue la razón por la que fue echada del paraíso y quedó gritando y echando espuma por la boca, lejos del Jardín del Edén. La cosa es que también se peleó con Dios porque lo llamó por su nombre, algo que nadie tenía permitido, muchísimo menos una mujer. Entonces, Lilith, desde entonces, pasó a ser la mala de la película. La culpable de todos los males. El chivo expiatorio. La mala mujer. Hay un capítulo de Lilith en este canal. Buscalo para más info y, si no, venite al taller que voy a dar el 22 de mayo online. Perdonen el chivo. Sigo con Lilith. A ella la acusaron de muchas cosas, pero entre otras cosas, la acusaron de ser mata-bebés. Y acá me voy a detener un instante, no porque esté celebrando la matanza de niñes ni nada parecido, sino que voy a analizar este evento en clave simbólica. ¿Por qué voy a hacer esto? Y, porque la Lilith astrológica, un punto en la órbita de la luna, y la Luna Nueva en Tauro están en conjunción. 

Entonces, el gran asunto de esta Luna Nueva en Tauro conjunción a Lilith, aunque hable de un nuevo comienzo y un nuevo nacimiento, también nos está hablando de la pérdida de la inocencia, porque creo que eso simbolizan los bebés después de todo. Y también nos está hablando de un nuevo comienzo, donde algo tiene que ser sacrificado para que una nueva vida pueda comenzar. Hay otro indicador astrológico que también me habla de que todo no puede ser. Y es la Luna Nueva en cuadratura a Saturno. Entonces, ¿cuáles son las semillas que voy a poner? ¿A qué me voy a dedicar para que crezca sano y fuerte? No tiene por qué ser una sola cosa. Después de todo, Venus en Géminis disposita a la Luna Nueva en Tauro. Entonces, puedo hacer crecer más de una cosa, pero no miles. El tema es ¿qué es lo que voy a elegir? Entre un millón de opciones posibles de amistades, vínculos sexoafectivos, laburos, estudios, actividad física, formas de alimentarme, lugar donde vivir, causas que militar, voy a tener que elegir. ¿Cuál va a ser el criterio que voy a utilizar para tomar las decisiones? Creo que la carta de esta Luna Nueva tiene algunas pistas. 

La primera es preguntarme si lo que voy a nutrir y alimentar tiene implicancias en el largo plazo. No uno o dos meses. Para la energía taurina saturnina, los criterios de largo plazo millennials y centennials no sirven demasiado. En el largo plazo de verdad. A sabiendas de que estamos en pleno proceso de reconfiguración colectiva. Este mundo está cambiando muchísimo y va a seguir en una. Entonces, la pregunta fundamental refiere al largo plazo.

La otra pregunta que me parece clave para definir rumbos es ¿cuál es el impacto que tienen mis decisiones y mi quehacer en el colectivo del que formo parte? Lo taurino es muy “lo que yo deseo, lo que yo necesito, lo que me hace bien a mí”. Darte espacio para el placer y el juego es una de las temáticas de esta Luna Nueva. Y seguramente habrá muchas personas que sientan que esa es su prioridad, sobre todo si vienen trabajando mucho desde que empezó la pandemia, ocupándose de todo en la casa, estresadas porque el mundo en el que vivimos es un montón. Banco este criterio siempre que no se convierta en una celebración yoica. ¿Por qué hablo de lo colectivo? Bueno, porque siempre hablo de lo colectivo, pero además de eso porque la Luna Nueva hace cuadratura a Saturno en Acuario, planeta social, y porque hace una conjunción a Lilith. Lilith nos habla de ese cruce entre lo personal y lo colectivo. Pero, además, por el sextil a Neptuno en Piscis y el trígono a Plutón de la Luna Nueva. Un montón de justificativos astrológicos para decirte que no tomes decisiones solamente basadas en tu ombligo, tus necesidades y lo que siempre te hizo bien a vos. Estamos en un momento completamente diferente ahora. 

La última pregunta sigue con la temática de las últimas semanas, de la Luna Llena en Escorpio, fijate si hay algún espacio de tu vida donde te sientas invadida, amenazada, no respetada. Puede ser en las cosas de tu vida personal o a nivel masivo. Enojate, hermana. 

Bueno, bebecites, que tengan un gran comienzo de Luna Nueva en Tauro. Un ciclo de seis meses para hacer crecer las plantitas, regarlas y darles mucho amor. Lo de las plantitas es simbólico y puede ser literal, obvio. Porque la Pachamama. 

Gracias por compartir este pódcast en tus redes sociales. El próximo capítulo sale recién en dos semanas. Abrazos. 

,

Paco Giménez no es un robot, es un Dios de vinilo.

Por Gonzalo Marull

El teatro es una experiencia irreemplazable para las y los que lo amamos. Por eso, volver a entrar a una sala es como volver a entrar a tu casa de la infancia, a la confitería donde te enamoraste por primera vez, a tus sueños, o a un templo sagrado. 

Irónicamente volví a un teatro el 1 de mayo, el día de los trabajadores y las trabajadoras; y digo irónicamente porque la emergencia cultural debería haberse declarado hace mucho tiempo en nuestro país, y aún así las y los artistas estaban allí, entregando todo, un día en donde, en realidad, deberían estar descansando. 

Volver al teatro La Cochera es, entonces, volver a encontrarse con la familia. 

Los cuidados de la sala son extremos, sentí que el único virus que podés contagiarte allí es el del arte. Llenás una ficha, te repiten todo el tiempo que mantengas la distancia, que no te saques el barbijo, que seamos amorosos con las personas que nos rodean. 

El ambiente es amplio y ventilado. 

Siento lo mismo que he sentido durante veinticinco años en esa platea, un deseo profundo de vivir la experiencia teatral “cocheril”. Imagen, desenfado, azar, despliegue físico, histrionismo. 

Comienza la obra. 

El iluminador, Pablo Chiaretta, coloca unos spots de pie y otros de piso en su lugar. Luego esos artefactos bien visibles para lxs espectadores crearán una alquimia lumínica única, con unos momentos de sombras que son increíbles. 

Entra a escena un adolescente con un buzo GAP con capucha puesta y un barbijo negro que impide que veamos su rostro. La música ya nos eriza la piel. Los movimientos del adolescente son únicos, sensuales, vitales, indescifrables. Ya te hace sentir bien. Tomaste la decisión correcta. La obra te va a clavar una flecha en el corazón. Cuando termina la música, y se saca el barbijo y la capucha, descubrimos que el adolescente es Paco Giménez. 

Me sorprendo. Me pregunto: ¿qué edad tiene Paco? 

Él, luego, evocando a Walt Whitman dirá: “Flor de vejez es esta, superior a la flor de la juventud”. 

A esta altura creo que Paco no tiene edad, es un highlander en la tierra del teatro o un Dios del Olimpo cordobés. Es ese espíritu inquieto que practicaba pasos de comedia con su madre, todos los días, a la hora del almuerzo. Es el niño que se crió con tres madres más: la Universidad, la Chispa y la Cochera. 

“Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también”.

Paco nos explica que GAP es una sigla que significa: Giménez Alias Paco. Nos reímos. Una espectadora comienza a abrir un caramelo muy lentamente, se hace interminable su movimiento y el sonido latoso. Paco la mira. Hace una pausa. Espera. Y lo que hace un año podía haber sido algo tremendamente molesto hoy se transforma en una señal. El teatro es eso. Una espectadora modificando la escena para hacer de esa función algo único e irrepetible. 

Paco canta “Demais” de Tom Jobin y captura nuestras almas. Es un médium, un hechicero, un brujo. 

“Todo el mundo piensa que hablo demasiado
y que he estado bebiendo demasiado.
Que esta vida agitada
no sirve de nada.
Incluso dicen que me he estado riendo demasiado
y que cuento demasiadas anécdotas.
Nadie sabe que esto sucede porque
pasaré toda mi vida olvidándote.
Y la razón por la que vivo estos días banales
es porque estoy triste, estoy demasiado triste.

Y es por eso que hablo demasiado,
por eso bebo demasiado.
Y la razón por la que vivo esta vida
demasiado agitada
es porque mi amor por ti es demasiado inmenso”.

La belleza trepa por las paredes azules. 

En la guitarra acompaña con maestría Rubén Cirigliano y danza sobre una silla de computadora con rueditas. 

“Me permito ser otro”, nos dice Paco. Y a mí se me viene a la mente una frase que dice el personaje del Profesor en la obra teatral Clase de Guillermo Calderón:

“Me gusta María, porque canta. Y no se puede cantar y mentir al mismo tiempo”.

“¿Quieren que les cuente un secreto?”, susurra Paco: 

“No puedo ser feliz, no te puedo olvidar”. 

Un robot no podría nunca hacer lo que Paco hace. Nunca. Y la metáfora me hace sonreír. Por primera vez en una pandemia intermediatizada por la tecnología, sonrío al sentir esta epifanía. 

“Soy un LP, un disco con un lado A y un lado B, un lado muy triste y un lado algo alegre. Un lado sufriente y otro más relajado”.  

Paco es un disco de vinilo. Es el Dios del vinilo. 

Paula Lombardelli es la partenaire ideal para Paco. Mientras ella muda su vestuario muchas veces a lo largo de la obra, Paco se mantiene estoico con su buzo GAP. Paula canta (el momento en donde canta “Libre de mí”, mientras Paco y Rubén toman té, es precioso), hace percusión (con todo) y maneja los tiempos de la escena con maestría. Paco, Paula y Rubén son el trío perfecto. 

“Tú no sabes nada de la vida, 

tú no sabes nada del amor, 

eres como una nave a la deriva, 

tú vas por el mundo sin razón. 

¿Qué sabes tú lo que es estar enamorado? 

¿Qué sabes tú lo que es vivir ilusionado? 

¿Qué sabes tú lo que es sufrir por un cariño?”.

A esta altura de la obra nos damos cuenta de que Paco les canta a sus ex amores. Y en ellos se representan los nuestros. Y tenemos ganas de cantar y desgarrarnos y emborracharnos con tanta melancolía. 

Le siguen en el extraordinario repertorio Quiéreme y verás, Me vuelves loco y Hay que vivir el momento de José Antonio Mendez, Pienso en vos de Mogol y Lucio Battisti, Si me enamoro de Horacio Molina y Sergio Mihanovich, Vivir así, morir de amor de Camilo Sesto, De lo que te has perdido de Dino Ramos, A Tua presença de Caetano Veloso, y más. Mucho más. Su apetito musical es insaciable. 

Paco nos cuenta finalmente otro secreto:

“En la Antigüedad, las silenas, unas pequeñas cajitas de madera, tenían motivos pintados, muy chistosos, en la tapa, como chanchos con joyas, liebres con flores. Temas grotescos. Cuando las abrían, adentro había drogas. Bueno, así soy yo ridículo por fuera, de apariencia graciosa, desdichado en el amor, pero por dentro tengo otras cosas, muchas cosas”. 

Cosas que no voy a contar, porque es hermoso escucharlas de la voz de Paco. 

Y salta, se tira al piso, baila, habla en inglés, en portugués. Hace silencios que son manantiales solares. 

Y logra traspasar esa barrera tan difícil que es el barbijo ocultando los rostros y el público distanciado entre sí. Quedan solo las miradas sensibles. Y Paco va directamente allí. 

Me volví a casa lleno. Con el pecho caliente. Intentando dar sentido a todas las emociones que viví en una hora que se me pasó volando, como si hubieran sido unos minutos, esos minutos en donde mi madre me acariciaba el pelo cuando yo estaba “chinchudo” y finalmente me dejaba atrapar por la ternura del sueño. 

Háganse un favor y regálense una noche en la Cochera, vayan a ver “No soy un robot”. Paco te va arrancar el corazón directamente con su boca, mientras Paula, Rubén y Pablo van a robarles el fuego a los Dioses para entregárselo al teatro, que tanto lo necesita en estos días tan aciagos. 

No soy un robot. Con Paco Giménez (voz y dirección), Paula Lombardelli (percusión) y Rubén Cirigliano (guitarra). Iluminación (Pablo Chiaretta). 

Funciones: sábados de mayo a las 21.30 en La Cochera, Fructuoso Rivera 541. 

Para adultos. 55 minutos.

Entrada: $500; estudiantes y jubilados, $400. 

Reservas por teléfono: 351-6698946 y 351-3870750