,

Segunda Luna Llena en Acuario

Por Lu Gaitán

¡Hola, hermosores! ¿Cómo va eso? Esta semana, el domingo 22 de agosto, tenemos una Luna Llena en Acuario. Este año 2021 tuvimos dos lunas llenas en Acuario. En un año atravesado por la cuadratura de Saturno y Urano, que son los dos regentes de este signo. Ay, bueno. O sea que esta Luna Llena y la que ocurrió hace un mes son fundamentales en el desarrollo de este año 2021. Esto es para todes, pero especialmente para quienes tienen algo de Tauro, Escorpio, Leo y Acuario en sus cartas natales. 

Ahora, ¿qué es lo específico de esta Luna Llena? Que ocurre en el grado 29 de Acuario. La astrología tradicional dice que el grado 29 de cualquier signo es un grado kármico. Y acá es donde aparecen las paranoias esotéricas porque enseguida nos imaginamos a un Dios barbudo y patriarcal que nos está castigando por todo lo que hicimos o lo que dejamos de hacer. Puede ser. Pero yo veo al karma de otro modo, simplemente como el fruto de nuestras acciones y eso puede incluir la felicidad. Entonces, con esta Luna Llena en el grado 29 de Acuario, estamos cerrando un ciclo que empezó hace seis meses. O sea que por estos días vamos a estar viendo los frutos de lo que plantamos meses atrás. Como te decía recién, el 2021 es el año de la cuadratura de Saturno y Urano. Si traducimos eso a vivencias, puede manifestarse como un año muy inestable, el año de la nueva anormalidad, el año donde buscamos que nuestros grandes ideales y grandes proyectos se hagan realidad, el año donde nos topamos con la lentitud de los procesos del cuerpo y de la materia, el año donde vemos lo difícil que es sacudir algunas estructuras y, a la vez, sabemos que lo viejo ya no va… 

Entonces, prestemos especial atención a esta Luna Llena. A lo que sea que se haga evidente. Y acá voy a hacer una advertencia. De modo muy binario y simplificado, hay personas que no hacen procesos. Solo porque piensan en algo, creen que ya lo resolvieron. Ahí no hay conexión ni con la emoción ni con lo lento del cuerpo. Un ejemplo podría ser: me doy cuenta de lo machirula que soy en mis vínculos sexoafectivos y creo que esa revelación ya me convierte en feminista 100 %. Darse cuenta es importante, obvio que sí. Pero después hay que procesarlo y ver cómo se manifiesta en aspectos sutiles de la vida. Mientras digo esto, estoy pensando en el llamado camino espiritual. Imaginemos que tomé un par de clases de tarot, de astrología y tuve un par de intuiciones acertadas y entonces, listo, ya me creo que soy una maestra iluminada, que le dice a la gente lo que tiene que hacer, porque además la gente me pregunta lo que tiene que hacer o qué pienso de determinada situación. Eso sería algo jupiteriano-uraniano.

En el polo opuesto, está la persona que cree que, porque siempre fue de determinado modo y porque recibió determinada crianza, siempre va a ser así. Que hay cosas que son muy difíciles de cambiar y entonces, ¿para qué intentarlo? Esto aplica a los discursos que sostienen que el capitalismo siempre se recuperó de todas las crisis, entonces no tiene sentido pensar otras formas de vida. O, como siempre fui celosa y cada vez que tuve una situación incómoda, lo sentí en la panza, entonces, nunca me voy a poder sacar esa sensación. O que la Humanidad siempre comió animales, entonces nada que hacer. Y puedo seguir con los ejemplos, pero creo que ya se entendió el punto. Esta segunda posición, para la Astrología, es una posición más del elemento Tierra y de Saturno. 

Una síntesis de estas dos posiciones implicaría aceptar que, efectivamente, hay procesos que llevan tiempo y que no son tan sencillos, pero igual sabemos que necesitamos movernos, que hay algo que ya está, que llegó a su fin, que no tiene más nada para darnos. Entonces, tenemos que empezar a transicionar hacia otras formas. En astrología, quien habilita esa transición es el signo de Virgo, un signo de Tierra y mutable. 

Entonces, volviendo a esta Luna Llena que ocurre en el ultimo grado del eje Leo-Acuario, con Mercurio y Marte en Virgo y a punto de empezar la temporada virginiana, sea lo que sea que percibas por estos días, dale tiempo para que baje al cuerpo, para que no te coma la ansiedad de tener que hacer todo ya. Pero en ese darle tiempo, no te hagas la boluda con vos misma. A nivel colectivo y después del informe del IPCC (el de los expertos en cambio climático) quedó muy claro que, a nivel global, no hay mucho tiempo que perder. Esto mismo aplica a nuestros asuntos personales, si es que existe algo así como “lo puramente personal”.

La buena noticia es que el mes de septiembre va a tener seis planetas retrógrados y, a fin de mes, se le suma mercurio retro. Yo sé que mucha gente flashea que los planetas retro son el mal, pero yo los agradezco muchísimo porque, justamente, nos dan tiempo a masticar y pensar bien lo que vamos a hacer. Pero, insisto, una cosa es darnos tiempo para bajar al cuerpo las revelaciones de Luna Llena y ver cómo lo hacemos y otra cosa distinta es entrar en una posición negadora, desconectada o evasiva. Que lleve el tiempo que tenga que llevar, pero que ese proceso esté en marcha. Es lógico que tengas miedo. Que tengamos miedo. Pero no hace falta que hagas el proceso en soledad. Esta Luna Llena también se hará evidente qué tal con tus amigues, tus redes, tus compañeres de vida… Espero y deseo que tengas una hermosa red de contención, que sientas el amor de todos los seres que habitan en este mundo sosteniéndote. Y, si no, es momento de empezar a crearlas y darles forma. Ya sabemos que no vamos a gustarle a todo el mundo y tampoco nos va a caer bien todo el mundo, que no vamos a poder participar de absolutamente todas las movidas, pero eso no significa que tengamos que aislarnos. 

Bueno, hasta acá llegamos por hoy. Las amigas de Aprende Astrologia van a publicar la guía para que veas dónde te cae la Luna Llena en Acuario en su canal de Telegram y en Twitter. Te dejo mi web lugaitan.com. Ahí me podés escribir un mensaje. Gracias por haber llegado hasta acá y por compartir esto con tu gente querida. 

,

Luna Nueva en Leo

Por Lu Gaitán

¡Hola, amores! ¿Cómo va eso? Este domingo 8 de agosto tenemos la Luna Nueva en Leo. El comienzo de un ciclo de seis meses. Prestale especial atención si tenés algo de Leo (obvio), Tauro, Escorpio o Acuario en tu carta. Y, si no tenés, prestá atención igual, porque esta Luna Nueva es bastante clave. O sea, lo que empieza por estos días, recién va a dar frutos en febrero del 2022. Parece que faltan mil años, ¿no? Yo creo que vamos a pestañear y vamos a estar en el verano. De hecho, este año pasó súper rápido, mucho más que el 2020.

Tiene una explicación simbólica y astrológica: este año está marcado por la cuadratura de Saturno y Urano. Saturno, el planeta-dios del tiempo cronológico, en aspecto tenso con Urano, el dios del cielo, el rayo y los saltos cuánticos. Bueno, así estamos. Un año donde la dimensión temporal está completamente sacudida. A nivel colectivo, el año 2021 es un año de fricción entre lo antiguo y lo nuevo. Ejemplos de esta cuadratura son la nueva Constitución que está naciendo en Chile con representación de pueblos originarios, mujeres y disidencias sexuales. El pedido de reforma judicial feminista en Argentina –¿en qué quedó eso?, by the way–. La X que aparece como opción en el documento, más allá de la polaridad varón-mujer. Y, bueno, todos los debates que vinieron con eso, desde ya.

La cuadratura de Saturno y Urano también viene con el cuestionamiento a las próximas elecciones que se vienen. ¿Las viejas instituciones van a adaptarse, reformularse, renovarse o resistir a las demandas de la sociedad? Las instituciones son Saturno. Las posiciones más disruptivas vienen con Urano. Pero ojo, porque Urano es el crecimiento de la derecha, el movimiento anti vacunas, el individualismo, los mega millonarios queriendo colonizar otros espacios de este sistema solar, los mega ricos construyendo sus búnkers para cuando venga el colapso ecológico y también los movimientos indígenas, los feminismos, el colectivo LGTB, campesinos, ecologistas, el troskismo y la revolución permanente, lo que vive en los márgenes de este sistema. Sí, sí. Un amplio espectro.

¿Y por qué estoy hablando de todo esto ahora? Si estamos en un capítulo que habla sobre la Luna Nueva. Bueno, porque esta Luna Nueva en Leo también hace aspecto a Saturno y a Urano. O sea que estos son días fundamentales en el desarrollo de este agitado 2021. En Argentina, una de las cosas que está pasando es que se hizo evidente que el acuerdo porcino con China está en marcha. Que la desmentida que hizo Cancillería hace un par de semanas fue mentira. Mentira la desmentida, ja. Muy representativo de este momento donde hay miles de noticias y versiones distintas.

¿Cómo encontrar claridad en este contexto? Parece una tarea mesiánica por momentos. Pensando en los tránsitos astrológicos de este momento, con Luna Nueva en Leo y Mercurio en este signo, es difícil no caer en el cliché de confiar en lo que sentimos y en lo que percibimos, porque eso nos va a marcar el camino. Todo un desafío, porque estamos atravesades por miles de corrientes informativas y estímulos que nos llevan en distintas direcciones. Entonces, creo que quedamos como los cachorros de los perros. Tengo esa imagen en mi cabeza. Me imagino un cachorro de un perro en una reunión con mucha gente, que va para un lado, que va para otro, con la lengua afuera y después se cae de sueño. Así siento que vivimos cada día de este año. Data, data, data, data. No llegamos a procesar nada. Pum. Agotamiento.

Y bueno, en esta Luna Nueva en Leo en aspecto duro a Saturno y a Urano, con Venus y Marte en Virgo… Vamos a tener que tomar decisiones y elegir, no vamos a poder estar en todos lados. ¿En base a qué vamos a decidir? En base a lo que sentimos, en base a lo que toca nuestro corazón hoy. La palabra clave es HOY. No en base a lo que queríamos antes. Me refiero a antes del 2020. Ahora, el asunto es que tenemos que pensar en el largo plazo. Porque Saturno, construcciones sólidas, y porque Urano, el futuro. Difícil, ¿no? Hacer una proyección desde lo que sentimos hoy pero también desde lo que creemos que vamos a querer más adelante. Sobre todo porque, además, este mundo está cambiando muchísimo. Entonces, reformulando la pregunta: ¿de qué tengo ganas ahora?, ¿qué es lo que me apasiona y me estimula hoy?, ¿dónde me imagino de aquí a unos años? Por decir algo: en el 2025. Es para que lo pienses y para que lo sientas. No, no lo tenés que resolver el domingo 8 de agosto con la Luna Nueva en Leo. Son preguntas disparadoras para que vayas viendo, vayas sintiendo, te lo vayas pensando y vayas armando un plan de acción. Porque Venus y Marte en Virgo y la oposición entre el Sol y la Luna con Saturno aportan análisis y reflexión… Entonces, es una mezcla de pasión con reflexión la que aparece por estos días.

Hay otra data interesante con esta Luna Nueva y sobre eso también te mencioné algo en la Luna Llena en Acuario. ¿Qué pasa con los vínculos? Estoy haciendo referencia a vínculos de todo tipo: sexoafectivos, amigues, compañeres… gente con la que nos vinculamos. ¿Somos muy exigentes y descartamos a la gente que no cumple con nuestros estándares de calidad? O, por el contrario, ¿somos muy complacientes con los demás y no registramos límites de ningún tipo? ¿Estamos en plan demanda de atención tipo “mirame, mirame”? ¿O estamos metidas en nuestra cueva interna porque no queremos exponernos ni tolerar ningún tipo de frustración? ¿Queremos ocupar lugares protagónicos y que todo gire alrededor nuestro? ¿Usamos a las personas para no lidiar con nuestros vacíos existenciales? ¿O estamos tan encerrades en nuestro agujero interior de angustia que no registramos la vida que está naciendo y que está latiendo a nuestro alrededor?

Bueno, estamos comenzando un nuevo ciclo donde podemos empezar a cambiar el estado de cosas. No porque yo crea que todo depende del deseo y la voluntad personal, pero sí creo que tenemos que hacer algo. Y eso aplica a todo. Por ejemplo, empezando un proceso terapéutico para lidiar con la depre, activando un plan con amigues porque hace mucho que no nos vemos, comenzando a estudiar algo nuevo o agitando una movida en contra del acuerdo porcino con China, de los incendios en la zona de Rosario o por la crisis en la que está el Paraná.

Y bueno, hasta acá llegamos por hoy. Las amigas de Aprende Astrología van a dejar la guía para que veas dónde te cae la Luna Nueva en Twitter y en su canal de Telegram. No la van a compartir en IG. ¿Por qué? Porque están hinchadas de esa red social. Y con total sinceridad, yo también. Así que si querés contactarme, metete en mi página web lugaitan.com y mandame un mail. Mi mail es hola@lugaitan.com. Te podés sumar a mi newsletter o a mi canal de Telegram. Toda esa info en mi web lugaitan.com. Dalo por hecho: esto también es algo de los tránsitos de este año 2021. Porque Urano es la tecnología. En cuadratura con Saturno, el cuerpo físico. No llegamos a procesar tanta data. Así que, nos vemos en el newsletter, en Telegram, en los libros y en los pódcasts. Que ya es mucho. Pero bueno, un poco menos que el acelere de las redes sociales. Les mando un abrazo enorme, enorme. Les quiero infinitamente. Gracias por estar.